miércoles, enero 29, 2014

Scarlett y las burbujas


Una de mis pasiones en Alemania es el agua con gas. No es que no haya en ninguna otra parte del mundo, pero el acercamiento al agua con gas en Alemania es diferente.

En todos los lugares está disponible. Así como la cerveza, el agua simple, o los jugos, el agua con gas nunca puede faltar en los días de campo, en las fiestas, o en otros lugares.

Y como todas las pasiones, uno se las quiere llevar hasta los lugares más privados y cómodos. Para mí uno de esos lugares es la cocina. Así que un buen día empecé a cargar litros y litros de agua con gas. Alguna vez llegué del supermercado como con 12 botellas de litro y medio. Quería tener reservas para no cargar más durante mucho tiempo… hasta que descubrí una gran invención del ser humano.

Se trata de la adaptación casera de un proceso industrial: la máquina para hacer gas. Así cada quien puede tener agua con gas en casa, en cada momento. Primero pensé que era la típica máquina que sólo existe en las familias cuadradas. Luego me quité prejuicios: el ahorro de esfuerzos, de dinero y de uso de plástico sería mucho mayor.

Lo que no pensé es las cuestiones políticas del asunto, como mi querida Scarlett Johansson tampoco.

Yo me compré una máquina de la marca SodaStream. Preciosa la cosa esa, te deja las bebidas burbujeantes o extremamente burbujeantes, dependiendo de cuánto tiempo te quedes prendado del botón. La marca es conocida, pero en los últimos días lo es más. Scarlett Johansson firmó un contrato para promocionarla y ya hay videos y fotos circulando en internet.

Con la promoción que hace esta actriz salió a la luz, por lo menos para mí, que SodaStream produce sus máquinas en los territorios ocupados por Israel y con obreros palestinos. Organizaciones internacionales como Oxfam se han posicionado manifestando su rechazo a todo tipo de comercio en los asentamientos israelíes que son ilegales bajo la ley internacional.

Mi querida Scarlett dice en su defensa que la empresa está ayudando a construir un puente entre israelíes y palestinos.

Y yo, yo me siento cada vez peor: mi ropa de H&M hecha con gente explotada en Bangladesh, mi celular con cobalto trabajado por niños del Congo, y mis viajes a México a costa de la vida del planeta.

4 comentarios:

Enrique G de la G dijo...

1. Es mucho mejor el agua mineral natural que mineralizada, pero bueno.

2. Scarlett es judía. No es casualidad que la hayan invitado a la campaña, pero les salió el culo por la tirata.

Enrique G de la G dijo...

http://www.tabletmag.com/scroll/161255/scarlett-johansson-drops-oxfam-sticks-with-sodastream?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+tabletmag+%28Tablet+Magazine%29

Yaotzin Botello dijo...

Buen punto lo de Scarlett judía. Ya viste las consecuencias con Oxfam. Eso sí, lo del agua: toda agua es mineral ¿no? Lo que no es, es estar carbonatada. ¿A poco te creías los comerciales de Peñafiel?

Nueva Camiseta del Barcelona dijo...

Wow, una mujer hermosa. Beba una taza de esta bebida. En su blog es muy bien escrito, ja, ja.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...