miércoles, agosto 15, 2007

En busca de una licencia de manejo alemana. Capítulo 8. El hoyo veraniego.

En alemán se habla del Sommerloch, hoyo veraniego, que es ese vacío que uno puede encontrar en la vida laboral durante julio y agosto. El mejor ejemplo pasó estos días con la huelga de los maquinistas: los medios informativos no hacían otra cosa que poner en portada durante unos 10 días seguidos algo sobre la huelga. Vaya, hasta el mundialmente famoso oso Knut estuvo de descanso porque nunca lo vi en las noticias.

Mi hoyo veraniego es la espera de mi licencia. Estos días se cumple un mes que espero la respuesta de la Oficina de Licencias. Ellos me dijeron que como un mes y tenían razón, pero pudo haber sido más rápido si estuviéramos en días laborales normales. Las burócratas que deberían de estar verificando mis documentos están de vacaciones en Mallorca o a las orillas de un lago berlinés haciendo nudismo y quitándose el paludísimo color de piel.

Yo mientras espero, buscando información que reportar a México, el Muro Descarapelado, la nueva forma de vivir de las familias alemanas, la búsqueda de establecer oficialmente la siesta en Alemania, etc. y con algunos destellos de Orhan Pamuk, Me llamo rojo, o de Fernando Vallejo, El desbarrancadero.

Haré de cuenta que nunca quise una licencia.

Capítulo 1. Una verdadera prueba de alemanidad.
Capítulo 2. La ¿aceptación?
Capítulo 3. La carta.
Capítulo 4. Un rescate de discoteca.
Capítulo 5. El temor de los lentes.
Capítulo 6. La terapia de los lentes.
Capítulo 7. El último trámite de la primera etapa.

2 comentarios:

Marta Salazar dijo...

a ver si, miestras esperas, nos cuentas acerca de estos interesantes temas que mencionas,

te di un premio! date una vuelta x mi blog y lo verás!

Fabi dijo...

hola!! soy una peruana que da su examen de manejo manana!si manana!
yo tambien tenia una internacional, pero la escuela de manejo siempre trata de sacarte dinero. Anda ahorrando o mejor practica todo lo que puedas solo ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...