sábado, diciembre 24, 2011

Un ángel peruano en Berlín



La doctora De la Torre pasa corriendo frente a la sala de espera, se detiene y regresa primero con la cabeza: "por favor levántale la cabeza, sino se va a ahogar".

Jenny de la Torre le dio estas indicaciones a uno de sus colegas. Ella es una doctora peruana. Es la jefa principal del Centro de Salud que administra la fundación que lleva su nombre. El objetivo es ayudar a desamparados, indigentes o sin techo. En la sala de espera está uno, al que hay que levantarle la cabeza.

El médico internista sigue la instrucción de De la Torre y le levanta la cabeza. El sueño había jalado al desamparado hasta quedar doblado boca abajo en la silla contigua, su nariz y boca bloqueados completamente. Después el médico me ve, y con su mano y su brazo hace como si se inyectara algo. Esa es la forma de dar el parte del primer diagnóstico del desamparado. 

El Centro de Salud para desamparados está en el centro de Berlín, en el barrio rico de Mitte. Podría parecer un poco increíble puesto que a los alemanes se los ve como un pueblo sin problemas sociales como a los que estamos acostumbrados en América Latina. Por si fuera poco, la imagen que da la política alemana al convertir el país en el líder para salir de la crisis financiera, económica y de deuda de la Unión Europea, da una sensación de que los alemanes nadan en bienestar.

La imagen es algo que por lo menos el gobierno mexicano quisiera tener. En Alemania y en Berlín particularmente la situación sociodemográfica es cada vez peor. La capital alemana todavía no se parece a las grandes urbes con anillos de pobreza como México, Washington, París o Nueva York, pero está en camino a ello.

"La pobreza no distingue y en todos los lugares se ve igual", dice De la Torre. La situación de los pobres en Alemania no es como la de los latinoamericanos, dice. En América Latina la gente "nace pobre y muere pobre". Hay una idea de cómo vivir -y de acostumbrarse a ello- en la pobreza. En Alemania muchos nacen ricos en bienes, familia y ventajas sociales, pero terminan desamparados en la calle.

Está el hombre que tenía barcos, vacaciones en las islas griegas y una buena vida, en esos términos. Pero se le murió su hijo, cayó en la vida de la calle y de ahí no salió. Otro hombre al que se le muere la esposa, su hijo se vuelve drogadicto y él cae en las fuerzas oscuras de la calle.

"Algunos intentan regresar a la vida normal pero simplemente no pueden", agrega De la Torre, y con ello se refiere a que lo que queda del Estado social alemán paga las rentas de un departamento, da ayudas mensuales, pero la gente decide no tomarlas. La calle "les ofrece" una resocialización que los desamparados no pueden tener en otro lado.

En el Centro de Salud de Jenny de la Torre, una casa de dos pisos que con el dinero de donaciones compró, hay trabajadores sociales, dentista, ropa, doctores y una sala-comedor donde los desamparados pueden sentarse a degustar un rato. Algo, cualquier cosa.

Lo único que no hay son lugares para dormir. Y de eso se queja De la Torre. Dice que en los últimos años la ciudad de Berlín ha reducido los lugares para dormir de los desamparados de 900 a unos 400. "Quieren deshacerse de su responsabilidad por los desamparados", dice esta mujer que lleva unos 10 años luchando activamente por asistir la pobreza de las personas en las calles. En este invierno esos lugares se requieren más porque con temperaturas bajo cero los desamparados no pueden dormir donde sea. Y según cálculos hay unos 4 mil seres durmiendo en las calles de Berlín.

¿Que por qué no se va a América Latina a ayudar donde más se necesita? Jenny de la Torre acepta su destino y dice que los pobres de aquí no la dejan. Además hace ya una tres décadas ella intentó regresar a su natal Perú para servir ahí como médico pero no le reconocieron sus títulos de lo que estudió en la entonces República Democrática Alemana.

Si Perú supiera de lo que se perdió.

lunes, diciembre 12, 2011

Alemania y sus neonazis del Este



Alemania del Este tiene una imagen terrible de neonazismo. Esta imagen llega al grado de decir “cuidado con ir al Este”. Y entre la gente está tan impregnada que hay casos como el de una anécdota que no me cansaré de contar: un italiano termina en el hospital y dice que unos neonazis lo atacaron en las calles de Berlín del Este (Prenzlauer Berg). Por incongruencias en sus declaraciones termina por decir la verdad, que fue que, por borracho, se cayó en las vías del metro.

Lo peor no es eso, sino que se adjudique al Este la creación de neonazis. Como si por una razón geográfica en las zonas del Este de Alemania, incluyendo Berlín, nacieran personas con botas negras y agujetas blancas, y cruces gamadas en los hombros.

Esto último se desprende de discursos de alemanes del oeste. Una reciente publicación en el Tagesspiegel, un periódico de Berlín del Oeste, se hace el vocero de este discurso argumentando con cifras que los delitos cometidos por neonazis son más en los estados del Este alemán. No sólo eso, sino que las personas que cometen esos delitos son originarios del Este.

Mi pregunta: ¿por qué los alemanes, sobre todo los del oeste, se esfuerzan en señalar al Este como culpable? ¿que no son un solo país? La reunificación alemana ocurrió hace 21 años y todo lo que suceda en el país es de una sola nación, de un solo origen.

Por si fuera poco, ¿que no el fenómeno del nazismo ocurrió antes de la división de Alemania, cuando no había ni Este ni Oeste?

El nazismo y el neonazismo es un fenómeno de todo el país y no se puede, ni se debería, de marcar una diferencia sociocultural al respecto. Los alemanes del Oeste parecen querer aliviarse con este discurso del reciente descubrimiento de la Célula de Zwickau, un trío de neonazis que cometió clandestinamente delitos, entre ellos asesinato premeditado de extranjeros, durante 13 años. Es como para decir al mundo “ah, pero nosotros (los del Oeste) no fuimos”.

Lo mismo pasa en alguna ciudad alemana cuando se escucha por días la noticia de una golpiza a un anciano en una estación de metro. Todos están en vilo por tremenda violencia. Pero cuando, al quinto día la prensa dice “fueron jóvenes de origen árabe”, llega un alivio en la sociedad alemana.

La culpa se tendría que repartir entre todos. Si hay pobreza en los “nuevos estados”, como eufemísticamente se llama a los cinco estados del Este de Alemania, o si hay un desempleo más alto, o si los alemanes del este “depositan” más tiempo a sus hijos en el kindergarten desposeyéndolos así de tiempo familiar, eso no es un mal genético del Este que genere neonazis.

Si hay que dividir culpas, la Célula de Zwickau se desarrolló en el Oeste, cometió la mayoría de sus delitos en el Oeste y fue la justicia del Oeste la que se hizo de la vista gorda.

Este lunes se revela un intercambio epistolar entre el vocero de Kristina Schröder, ministra de Familia, Tercera Edad, Mujeres y Juventud de Alemania, y el redactor del diario Neues Deutschland, un diario calificado de comunista. El intercambio de opiniones se debió a que en un folleto educacional, firmado por la ministra, se dice que hay que luchar contra el extremismo de izquierda fomentado, entre otros, por medios como el Neues Deutschland.

Quizás Alemania tendría que comenzar por dirigir, federalmente, campañas contra el extremismo de derecha y aceptar que tienen un problema político y sociodemográfico que no han podido resolver desde la caída del Tercer Reich.

lunes, noviembre 28, 2011

Werther y los suicidios alemanes




Por lo regular, la prensa trata de describir un hecho con el mayor número de detalles posible. Pero hay casos en los que los periódicos prefieren abstenerse de cumplir con la reglas: cuando se trata de un suicidio.

Eso ocurre, por ejemplo, en Alemania, donde el pasado 19 de noviembre un árbitro de futbol intentó quitarse la vida. Ese día varios equipos de la Bundesliga ya habían comenzado a jugar partidos. Pero el encuentro entre el FC Köln contra el FSV Mainz 05 fue cancelado porque el árbitro no llegó.

Pronto se supo que el iraní-alemán Barak Rafati fue encontrado en estado de gravedad y llevado de urgencia a un hospital. Había intentado suicidarse.

Durante horas y un par de días no se conoció más que "el intento de suicidio". La noticia no apareció en las portadas de los diarios (tampoco en línea), y en los días siguientes casi no hubo mención del asunto.

En Alemania y otros países se ha descubierto que los reportes mediáticos de suicidios, sobre todo de personalidades, desencadenan una ola de réplicas, por lo que los medios prefieren no cubrirlos.

"El efecto está bien documentado desde 1974", explica el sicólogo de medios Benedikt Till, "nuestra recomendación mediática (del Centro de Salud Pública de la Universidad de Viena, donde trabaja Till) fue extraída de la pura investigación. Cada vez que se reportaba de una manera espectacular un suicidio también aumentó la tasa de incidencia de los mismos. Y no se trata sólo de personas que en el transcurso del año habían intentado matarse, sino de suicidios extras".

Austria tiene un código de ética similar. Nueva Zelandia también, aunque ahí se intentó hacerlo obligatorio y no funcionó.

Con todo, hay medios que no se contuvieron y lograron encontrar la información necesaria para documentar cómo había intentado matarse el árbitro de la Bundesliga. Esto reavivó el debate de lo que se debe hacer con este tipo de reportes.

En noviembre de 2009 el portero alemán Robert Enke se suicidó y los reportes de cómo pasó desataron muchos suicidios más. Durante ese año se registraron 1.3 por ciento más suicidios que en 2009. Mientras que, en 2010, un año después de la muerte del portero, la tasa aumentó 15.5 por ciento más en comparación con 2009.

"No se tienen que mostrar fotos del lugar del suicidio. De preferencia no se debe de publicar el nombre del suicida, su foto ni su carta de despedida, en caso de haberla. La persona no debe ser venerada y el hecho no tiene que ser romantizado, algo que ocurre muy fácilmente cuando se escogen frases como 'escogió una muerte particular', o 'ahora estará para siempre unido con…'", comenta el experto. Los familiares tampoco deberían de ser entrevistados.

Las consecuencias del suicidio de una personalidad se conocen como "Efecto Werther", y tiene que ver directamente con el libro de Goethe "Las desventuras del joven Werther", publicado en 1774.

Muchos jóvenes murieron entonces y se dijo que era a causa de una epidemia. Después se descubrió que había una relación directa con el libro: la gente que se suicidó traía el libro de Goethe bajo el brazo o, incluso, se había vestido como el personaje Werther: botas, pantalón amarillo a las rodillas y un frac azul.

lunes, noviembre 21, 2011

El 11.11.11 alemán



El 11 de noviembre es un día especial. Es cuando comienzan oficialmente los carnavales. Y sí, justo a las 11 horas con 11 minutos.

Pero el de este año, en 2011, es todavía más especial. Mucha gente se quiere casar en este día. Artistas inauguran exposiciones La gente hace fiestas. Y también muchas mujeres quieren dar a luz.

El acto de dar a luz es, o era, algo natural e impredecible. Pero con la cesárea prácticamente se puede decidir en qué momento un bebé puede comenzar a respirar. Muchas mujeres alemanas querían hacer eso el 11 de noviembre. Y no todas lo habrán logrado.

“Como cada año tuvimos más de 20 solicitudes pero sólo podemos practicar las cuatro o cinco que hacemos durante el turno”, había dicho al diario Süddeutsche Zeitung el jefe de una clínica en Múnich, Wolfgang Eiermann.

Otras clínicas, hospitales y casas de parto tuvieron la misma solicitud que, por razones técnicas, no habrán podido satisfacer. Para los médicos es un gran mercado, pues un parto por cesárea en un centro privado lo cobran en dos mil euros mientras que uno natural en 800.

En Alemania no es típico que un niño nazca por parto con cesárea, pues apenas el 30 por ciento de los partos son hechos de esta forma. Muchas mujeres prefieren todavía apegarse a los métodos naturales y hasta abundan cursos en los que uno puede adoptar métodos “más naturales”, como dar a luz parada o dar a luz en una tina con agua, para dar la bienvenida a sus hijos.

Otras personas prefieren controlar el nacimiento de sus hijos como ya se ha demostrado mediáticamente con el nacimiento de los hijos de David y Victoria Beckham.

Para este 11 de noviembre algunos médicos no apoyaron la causa de la coincidencia numérica. Otro médico alemán comentó que tuvieron “muchas solicitudes pero simplemente no las apoyamos”. El colmo fue que para este día hubo una mujer que pidió incluso que su hijo naciera a las 11 horas con 11 minutos.

“Esas tonterías no se pueden ni deben planear”, dice otro médico.

martes, noviembre 15, 2011

El escape de los poetas mexicanos al narco literario


El poeta mexicano Luis Alberto Arellano
Foto: Instituto Cervantes Berlín

En la literatura, el narcotráfico ha ganado por años un terreno: la glorificación. Y por eso un grupo de poetas mexicanos está creando un decálogo con el que se busca franquear ese terreno y poder describir una realidad que afecta a millones de mexicanos.

El poeta mexicano Luis Alberto Castillo (1976), nos cuenta unas impresiones: “Hay que combatir la glorificación del narco. Las primeras novelas del narco, hechas ya hace unos 10 años, han tomado esa postura. Difunden una cultura del narco”.

Él estuvo en Berlín junto con otros poetas mexicanos y latinoamericanos como parte del Sexto Festival de Poesía Itinerante “Latinale”, del que ya mencioné en una pasada entrada uno de los lugares donde se presentaron, el Eis 36 de Kreuzberg.

Este decálogo del que hablo no se trata de un conjunto de reglas escritas en piedra, sino que son protocolos hablados con otros colegas mexicanos y que han ido evolucionando de manera constante. Eso sí, la regla principal, según el poeta mexicano, es “evitar dos cosas, la ambigüedad y tomar posición”. Después hay que evitar limitar los textos al imaginario del narco; no nombrarlo directamente; y no hacer apologías.

“En suma: no hay que hacer una fiesta del fuego y la sangre que se vive en el país”, dice Luis Alberto Castillo, quien para sacar este decálogo se ha reunido, entre otros, con los poetas mexicanos reconocidos Julián Herbert y Sergio Ernesto Ríos. Pero también lo ha hablado con los participantes en el Latinale, Benjamín Moreno, Maricela Guerrero y Minerva Reynosa.

Como ejemplos de novelas que han caído en la glorificación del narco está la de Balas de Plata, de Élmer Mendoza. El caso contrario, alguien que ha sabido franquear bien el terreno, sería para el poeta mexicano el escritor connacional Yuri Herrera.

“Es muy fácil caer en la glorificación. Somos un país con poco respeto al Estado porque, cuando no es por el descuido hacia la ciudadanía, es la violencia la que toma lugar. Y siempre tendemos a apoyar a quien se le opone, como el narco”, explica el poeta mexicano.

La violencia no sólo es la guerra contra las drogas y el narco, sino que el mismo espacio vital que el Estado le va quitando a sus habitantes. Con esta idea se refiere al hecho de que uno deja de visitar festivales, ir a ciudades y compartir, en suma, la cultura. En Ciudad Juárez, según cuenta, la actividad cultural está “reducida a cero”, “y es muy violento que en un país se te reduzcan esos espacios”.

Luis Alberto Castillo escribió ya un poemario que nombró Bonzo, como los monjes budistas que se inmolan, pero que todavía está esperando editor para ver la luz (ái por si alguien se apunta).

jueves, noviembre 10, 2011

Heladería poética

La heladería transformada en lugar de tertulias

Cuando pasé en verano por el Eis 36, se trataba de un local que vendía helados y café. Una heladería al estilo italiano en el barrio de Kreuzberg.

Ayer pasé de nuevo por ahí y estaba transformado en un bar. Más específicamente en un lugar para recitar poesía.

Los cajones de aluminio donde en verano se encuentran esas montañas de helado ahora estaban llenas de cervezas. En lugar de galletitas para el café había empanadas para acompañar la copita. En la pared había una video instalación que servía de fondo para los poetas que se iban alterando en la noche de tertulia.

El Eis 36 se convirtió en un lugar de tertulia poética a donde acudieron los participantes del Latinale, el festival de poesía itinerante que realiza Berlín.

Este es el sexto año consecutivo en que se realiza el festival en donde específicamente Berlín va a la búsqueda de poetas latinoamericanos para presentarlos en varias ciudades de Alemania. Esta vez hay cuatro representantes de México.

Yo no estoy acostumbrado al género poético como motivación para hacer tertulias. Al menos no en México ni como mexicano. Pero según me contó Benjamín Moreno, uno de los mexicanos participantes, hay varios festivales poéticos en varias ciudades del país.

Aún así Berlín hace un esfuerzo por reunir a los poetas latinoamericanos y los enclaustra cada otoño, frío y oscuro como cada año, en diferentes lugares para escuchar sus recitales. Los primeros años era difícil encontrar poetas y el organizador y fundador del festival, Timo Berger, había dicho entonces en una entrevista que por la falta de poetas quizás podría no prosperar el festival. Ayer me aseguró que "los poetas ya llegan solos y no hay que buscarlos".

Eso sí, los gustos se rompen en géneros y a mí en lo particular no me dejó con un gran sabor de boca la tertulia de la heladería, salvo un par de intervenciones. Hay que echarle un ojo a Minerva Reynosa, una de las mexicanas, que tiene una forma detonante de recitar. Todavía falta ver a los otros mexicanos.

lunes, octubre 24, 2011

Cuidado con la señorita Hoyo


Lisa Loch en el
Talk Show de Anne Will

Los adolescentes de estos días destrozan a sus compañeros de escuela por internet. Lo hacen de manera anónima. Inventan rumores y se insultan en páginas donde hay acoso o mobbing, o en las redes sociales.

La alemana Lisa Loch, ahora de 26 años de edad, también pasó por este infierno.

Lo especial en ella fue que no sufrió un mobbing por parte de alguien anónimo, sino de una estrella de televisión del país, el moderador del programa cómico "TV Total" Stefan Raab.

Todo empezó en 2001 cuando Lisa Loch tenía 16 años de edad y participó en un concurso de belleza llamado “Miss Allemagne”. A las cámaras de televisión ella salió diciendo “hola, mi nombre es Lisa Loch y tengo 16 años de edad”.

La frase se convirtió en una burla. Millones de televidentes lo habían visto y Lisa no lo sabía. El moderador de televisión la repetía una y otra vez en su programa TV Total como una broma pornográfica.

El apellido de Lisa en español se traduce literalmente como Hoyo. Lisa Hoyo. Y el moderador de televisión la rebautizó como Petra Pussy, o Petra Chocho en español.

Eso sucedió durante tres emisiones del programa. Fue peor cuando el partido político Los Verdes buscó entonces reducir la edad de voto a 16 años. Stefan Raab aprovechó la ocasión para mostrar un póster con la leyenda: “Partido de Lisa Loch, Hoyo para todos”.

Viene la pesadilla para Lisa. Lisa es acosada en la escuela, en internet e incluso en la calle. La joven es blanco de burlas sinfín.

La semana pasada, 10 años después del inicio de su acoso, Lisa apareció en uno de los talk shows periodísticos más importantes de Alemania, el de Anne Will, y explicó algunos detalles del asunto.

“Los profesores simplemente no querían ver lo que pasaba”, dijo la mujer, muy segura de sí misma ante las cámaras con su vestido morado y un nuevo corte de pelo. “Un profesor habría bastado”, insistió.

También recordó que tuvo que ir a ayuda sicológica y que pensó en proceder con una demanda judicial., aunque muchos le recomendaban dejarlo por la paz.

Pero ¿qué pasó? Lisa Loch prosiguió con la demanda y las instancias le dieron la razón. Y casi en los primeros intentos. Un juez le falló a favor pidiendo 70 mil euros por daño moral.

Stefan Raab fue el gran perdedor y no volvió a hablar del tema. Su programa sigue. Lisa Loch terminó la escuela y ahora está en la universidad al tiempo que trabaja como modelo y actriz.

miércoles, octubre 19, 2011

Mucho ruido y pocas nueces



En los bares y el transporte público de Berlín me ha tocado ver cómo uno que otro alemán frunce el ceño. Lo hace cuando escucha hablar a españoles entre sí. El gesto es como si de ellos viniera un olor inaguantable. Pero no, sólo son palabras que al parecer lastiman los delicados oídos alemanes.

Cuando digo que en un bar lo vi no exagero. Esta imagen la tengo bien pegada en una parte de la corteza cerebral. Veíamos un partido de futbol de la Champions League y un español sentado platicaba con uno que estaba parado (no consiguió lugar por llegar tarde). El partido se desarrollaba. Y en un momento los sobrecejos caídos de una alemana se convirtieron en una petición: ¿no se podrían callar? La situación se elevó casi al punto de golpes y después se calmó con un par de cervezas.

Pero del ruido no sólo son responsables españoles, sino italianos o latinoamericanos. “Südländer”, como dicen los alemanes, o sea gente de sangre caliente. Y ahora resulta que el ruido no es todo. El contenido también, pues los españoles hablarían mucho y no dirían nada.

Me explico. Un grupo de lingüistas franceses recientemente publicó en la revista Language un estudio sobre las maneras de hablar de otros pueblos. Entrevistaron a 59 personas a las que les dieron a cada una 20 pequeños textos a leer. Cada texto era diferente, pero pequeño.

Resultó que los españoles, franceses o japoneses leen mucho más rápido que chinos o alemanes. Y resultó que los que leen más rápido normalmente tienen que añadir más texto a lo que dicen. “Los distintos idiomas necesitan una longitud diferente para contar la misma historia”, dice uno de los autores del texto, François Pellegrino. Lo que yo entiendo de esto, puesto que cada ser examinado tenía un texto dado, es que se improvisaba añadiendo más blablablá. Y tomando esta inferencia, una de las aparentes conclusiones del estudio es que entre más rápido se habla (en) un idioma, menos contenido se tiene.

“El alemán es especialmente lento de acuerdo con ello, pero indudablemente eficiente”, dice al respecto un texto del semanario Der Spiegel, congratulándose del idioma alemán.

Pero todo esto es tan subjetivo como querer escuchar un partido de futbol narrado por Südländers, con mucho blablablá y demasiado GOLGOLGOLGOLGOLGOLGOLGOL, o querer hacerlo como en Alemania, con un Badstüber…………………………………………………..Gómez………………………………………………………………………………Müller, gol.

Cada lado tiene sus ventajas, sólo no hay que fruncir el ceño sino tendremos que usar cremas de más de 800 euros para recomponerlo.

lunes, octubre 10, 2011

La escena del crimen




La semana pasada me puse a ver el Tatort, uno de los programas más vistos en Alemania. El Tatort o en español "escena del crimen" es una especie de esas series popularizadas en Estados Unidos como CSI, crime scene investigation.

El problema es que la serie alemana es malísima. Lleva décadas siendo producida para cada fin de semana y no es un programa que se pueda tomar en serio. Y hablo de en serio para la diversión. Me recuerda a veces las películas mexicanas. Cada generación hay una nueva camada de cineastas y actores (bueno, de actores no) que siguen haciendo lo mismo.

La semana pasada me volví a animar porque me llamó la atención una novedad que anunciaron. Como comisaria (la serie es llevada de la mano por personajes principales que son conocidos como comisarios, una especie de fiscales o policías investigadores), pondrían a la actriz de origen turco Sibel Kekilli. Ella es conocida por su papel principal en la cinta Contra la pared, que ganó el Oso de Oro de la Berlinale en 2004, entre otras cintas mucho más coloridas. La actriz todavía busca su futuro como tal. Pero eso no era todo, pues también se dijo que el Tatort tendría una edición como la de Dexter, aquel programa gringo del asesino serial de asesinos seriales, que tiene una estilización que logra haciendo un suspenso gourmet.

Kekilli sorprende con un papel del tipo de Lisbeth Salander, la ruda investigadora de las novelas del sueco Stieg Larsson, como una aprendiz de informática para ayudar a encontrar pistas de un crimen. Esto le da un chispazo a los aburridos y predecibles comisarios alemanes, por quienes aparentemente la serie de Tatort ha logrado sobrevivir tantos años (este tema está a debate y me gustaría que algún alemán aportara ideas al respecto porque los comisarios alemanes podrían deber su aguado éxito a un hecho más formal y protocolario como el hecho de que los alemanes tienen una profunda confianza en sus autoridades cono los policías y que la serie apuesta a una Alemania unida, pues cada semana llega un comisario de un estado diferente).

Lo que no terminó de cuadrar fue el suspenso gourmet tipo Dexter. Las ideas de estilizar las escenas de sangre y del lugar del crimen fueron buenas pero resultaron cortas y al final opacadas por el comisario.

En fin, no pretendo esperar una mejora de la serie, aunque si quisiera entenderla y llegar a comprender la pasión de los alemanes por ella. Así podría ir a echarme unas cervezas al bar más cercano de mi casa que, como si fuera partido de futbol, muestra el Tatort en pantalla grande en función de domingo por la noche.

lunes, octubre 03, 2011

Unidad Alemana: lo típico alemán


Tomado del texto original del Berliner Zeitung.



Hace unos días me pidieron escribir una pequeña colaboración para el diario Berliner Zeitung. Me dijeron que tenía que ser con motivo del día de la Unidad Alemana, es decir este 3 de octubre. Este es el día en que se formalizó la reunificación del país, en 1990, después de que había estado dividido por el Muro de Berlín.

Pero mi colaboración no trató de eso. Mi colaboración fue más bien sobre el tema lo “típico alemán”. Eso fue lo que me pidieron a mí y a otros 8 periodistas corresponsales en Berlín. Es un día que los alemanes han tomado para ver qué es lo alemán. A los alemanes, a diferencia de los mexicanos por ejemplo, les gusta saber cómo los ven los extranjeros. El acto puede tener cierta perversión si se piensa que a la pregunta “¿qué es típico alemán?” uno tendrá sobre todo críticas fuertes.

Lo “típico alemán” es una frase que dicen sobre todo los alemanes cuando ven a un compatriota suyo en el extranjero comportándose como, justamente, alemán. Uno de los colegas toca esto en su colaboración pero lo resumo brevemente. Se trata de ese alemán que se comporta como un naco, un cutre, fuera de su país, como por ejemplo el que aparta camastros en la alberca a las 6 de la mañana mientras se va a terminar de despertar y a desayunar.

Pero el hecho que los alemanes quieran pensar en esto preguntándonos a los extranjeros, me parece también un acto de reflexión sobre sí mismos como no lo veo en otros pueblos. Denota cierta inseguridad, pero definitivamente reflexión. Y yo creo que no siempre tienen que ser cosas malas, sino que también puede haber buenas sorpresas. He aquí lo que yo escribí:

“Esa mujer buena onda que me vende mis panes odia el clima. Llego por las mañanas a su tienda, nos vemos y lo primero que escucho es una maldición: maldito clima. Lo entiendo si afuera hay un aguacero o si hay una tormenta. Pero ella se enoja siempre por el clima. A veces incluso porque hace demasiado calor. En México es raro comenzar una plática con el clima. En Alemania siempre, quejándose. Hace no mucho estaba con mi suegra, y ella se sentía un poco mal, casi enferma. El clima, según dijo, habría estado influenciando su circulación sanguínea. Muchos alemanes creen eso.
 “Lo típico alemán es también esta cultura del debate. En la televisión siempre hay debates. Periodistas, expertos, políticos discuten sobre el tema más actual. A veces incluso hay un debate sobre otro debate existente. A mí me impresiona que hay políticos o incluso la canciller Angela Merkel en los debates por televisión en vivo. En México nunca se podría ver a un político discutiendo con sus críticos en vivo en televisión. Los políticos mexicanos más bien tuitean, y ahí no hay gran posibilidad de réplica. Es más, quien critica al gobierno fuerte podría tener problemas.
 “Algo que me ha impresionado aquí son las bodas. Los invitados preparan juegos, hacen un periódico, dan discursos. Y sin embargo se dice que los alemanes son fríos y cerrados. En las bodas a mí me ha tocado ver todo lo contrario, dan todo. Muchas veces me preguntan a mí si las bodas en México no son mejores. Pues bien, ahí van como 300 personas, hay comida rica y picante, y el tequila corre a todo momento. Pero uno nunca se acerca tanto a los novios ni a sus amigos como en una pequeña y sincera boda alemana”.

jueves, septiembre 22, 2011

Un Penacho controvertido



Ahora que estamos todavía en el mes de la patria (en México usamos esa frase para referirnos a septiembre), aprovecho para compartir un artículo que recién fue publicado en la revista Quo de México.

Se trata del famoso "Penacho de Moctezuma". Y lo entrecomillo y en el título me refiero a él como "controvertido" porque no se trata del gran símbolo nacional como se lo ha dibujado en los últimos años. Muchos mexicanos han volcado ahí una gran parte del discurso de nacionalidad y recuperación de bienes nacionales robados por los extranjeros, cuando en realidad se trató de uno de los muchos regalos impersonales que se hicieron durante el reino de Moctezuma a Hernán Cortés.

El artículo de Quo quedó titulado como "Ni Penacho, ni de Moctezuma", y esto puede prestarse a confusión, porque sí se trata de un penacho. Sólo que me parece que en la edición se trató de jugar con el sentido de que, 1.-, alguna vez este "tocado de plumas", como científicamente se lo conoce, fue considerado un delantal o una capa, y 2.-, porque en realidad no era usado para labores políticas, por lo que no lo usó Moctezuma. El tocado de plumas se usaba para hacer representaciones de deidades. Esa es la teoría que exploro en el texto con declaraciones del historiador austríaco Christian Feest, ex director del Museo de Etnología de Viena, donde está el Penacho, y quien me confirma que, aunque no símbolo nacional, sí "es un pedazo muy importante de la consciencia de México, de su ideología. Y es curioso que no haya nada para leer en español al respecto”.

Yo quise poner un pequeño grano de arena al empezar la divulgación de las teorías del Penacho en español, algo que yo llamo desmitifación del símbolo nacional. Quise empezar a explorarlo después de un encuentro en Berlín con los colegas Enrique G de la G, quien ya había puesto también su granito de arena con un texto que se puede leer aquí, y Miguel Gleason, un experto en arte mexicano en Europa desde hace 20 años.

En resumen: si hay evidencias de que el penacho no lo usó Moctezuma, y de que ni siquiera lo vio, ¿por qué se le ha dado entonces el nombre de Penacho de Moctezuma? ¿y por qué se ha hecho símbolo nacional?


Blue Demon con Penacho.
Es una foto que él mismo
se hizo y que yo tomé de su Facebook.

lunes, septiembre 19, 2011

"Muchos millones", la deuda de Berlín, Piratas dixit




El candidato a alcalde del Partido de los Piratas, Andreas Baum, participó en un programa de la televisión alemana el 1 de septiembre para contestar algunas preguntas sobre su conocimiento de los problemas de Berlín y sobre el programa del partido. La capital alemana estaba en plena campaña electoral, que ayer domingo terminó con las elecciones, y la gente quería saber más de este partido, hasta ahora considerado un chiste de la política alemana, porque ya tenía posibilidades de meterse al parlamento berlinés.

Baum, de 33 años y vestido con pantalón de mezclilla y tenis, parecía más un estudiante de universidad participando en un concurso de preguntas del millón que un candidato a alcalde. Y entonces viene la pregunta. Si sabe a cuánto asciende la deuda de Berlín. Sin dudarlo, contesta inmediatamente que no sabe, pero sigue hablando y añade “muchos millones”.

Si alguien no tomaba en serio al partido, después de esta aparición en televisión podría estar tranquilo de saber que no iban a lograr nada. Prácticamente se había convertido en un hazmerreir. En ese mismo programa de tele dijo que para sostener su proyecto de “transporte gratuito en la ciudad” se podría contar con el dinero de la gente que ocupa un lugar en una celda por viajar de negro y, ya de plano pecando de sinceridad, que no tenían ningún plan y que para los problemas aprenderían algo antes para tomar decisiones.

Pero entonces llegó el 14 de septiembre. En la página de internet del Partido de los Piratas comenzó una mini campaña con la frase “claro que los Piratas sabemos cuántas deudas tiene Berlín”. A la frase la acompañaba una aplicación para iPhones y Android con la que uno puede saber a cuánto asciende la deuda de Berlín y, además, cuánto de esa deuda corresponde a cada berlinés. Con esto hicieron una pequeña demostración de lo que habían aprendido y de que podrían reaccionar de alguna forma a los problemas de la ciudad.

“Podríamos asegurar que mucha gente del país no sabe con cuánta deuda de su ciudad carga”, dijeron en un comunicado.

¿Qué pasó ayer? Sorpresivamente ganaron un 9 por ciento de las votaciones y se metieron al parlamento berlinés. Eso no fue todo. Ocuparon el lugar que dejó libre un partido establecido y que antes era de los grandes, el FDP liberal.

¿Qué tan serio es esto? No se sabe. Algunos comentarios dicen que Berlín es una provincia. Una provincia con apego internacional. Y que cualquier resultado en la política en Berlín no tiene influencia en la política federal. Pero 1.- el FDP viene en caída federal desde hace un par de años y aquí demostró su tendencia, ni siquiera su campaña anti-euro de último minuto les ayudó, y 2.- Los Verdes se metieron por primera vez a un parlamento alemán justo con la misma sorpresa, escepticismo y un solo tema pero en 1979.

"La gente reaccionó a una falta de contenido de los partidos establecidos", escribieron de alguna forma diarios tan influyentes como el taz y el Süddeutsche Zeitung.

El Partido de los Piratas fue votado mayormente por jóvenes educados pero también por gente sin empleo y algunos grupos de adultos mayores. Es decir, el partido no es sólo ese que se conoce desde su fundación en 2006 de informáticos que quieren volcar la información de internet para todo el mundo.

Su idea central ahora es la transparencia gubernamental y el fomento a la democracia. Eso sí, todo esto por internet.


martes, septiembre 13, 2011

Se cae, se cae, ¿no ya se había caído?



El humo de una de las Torres Gemelas sale interminablemente. Parece que cubrirá la ciudad. A lo lejos se ve cómo aparece un avión y perfora la otra torre. Ahora las dos humean. “Oh my god”, una torre se cae. “Holy crap”, la otra también. La escena se vuelve polvo. Y la serie de imágenes vuelve a comenzar.

Así es como más o menos hemos estado viviendo el atentado a las Torres Gemelas de Nueva York de hace 10 años. Las imágenes de por sí son testigos de un hecho, pero también son ellas mismas algo. Se convierten en una repetición que, voluntaria o involuntariamente, pide no olvidar, o pide enlazar capítulos de la historia, o pide simplificar la tragedia, o pide hacer la tragedia más horrorosamente trágica. Cada quien lo interpretará de diferente forma.

Esa repetición mediática provoca en el espectador una especie de déjà vu que no se limita a decir “ya sabía que las torres se caerían”. Se trata más bien de un déjà vu histórico. Al menos así lo ve un fotohistoriador francés llamado Clément Chéroux. Él hizo un análisis de este fenómeno que ahora presenta en Berlín como parte de una exposición de fotos llamada “Sinceramente familiares – Imágenes del terrorismo” que organiza la Galería C/O.

Esta repetición buscaría provocar que el ciudadano estadounidense promedio recuerde eventos similares como, por ejemplo, el ataque a Pearl Harbor. ¿Aumentar el sentimiento de víctimas? ¿recrudecer el sentimiento de odio? Pero, sobre todo, ¿hacerlo de una forma voluntaria o involuntaria? Esta es la duda.

Un estudio, al parecer también organizado por el mismo Chéroux pero en todo caso presentado en la exposición, señala que un 95 por ciento de 400 diarios estadounidenses publicaron entre el 11 y el 12 de septiembre publicaron las mismas fotos, un grupo de menos de seis fotos. 

¿Se vale salir de ese “loop”, es decir de ese efecto repetitivo? ¿se quiere? Al menos esta es una de las propuestas de esta exhibición y para ello uno puede ver más de 500 fotos que andan colgando en la Galería C/O.

miércoles, agosto 31, 2011

Partidos políticos extremos, mensajes explícitos


Auto del ex líder ultraderechista de Austria
Jörg Haider, quien murió en el accidente

A los partidos políticos normalmente les gusta mandar mensajes claros para no tener problemas en definir sus posturas.

Ese es el caso del Partido de Izquierda de Alemania, que para el cumpleaños 85 de Fidel Castro, el 13 de agosto pasado, mandó una felicitación al líder revolucionario.

“Los logros de la Cuba socialista con su ejemplaridad para tantos pueblos del mundo siempre estarán asociados en primer lugar con tu nombre. Bajo tu dirección, Cuba ha sido capaz de resistir durante más de cinco décadas la presión y el bloqueo de los EU, de mantenerse firme con sus ideales y de iniciar un nuevo desarrollo social, que ha traído logros sociales sin precedentes para el pueblo cubano y Latinoamérica…”, se lee en una parte de la carta.

Por supuesto que los líderes de otros partidos aprovecharon para denigrar al Partido de Izquierda alemán.
Las críticas no bajaron de “apoyo a un dictador” que no respeta los derechos humanos tal y como lo define y denuncia la organización Amnistía Internacional.

Dentro del mismo Partido de Izquierda hubo un poco de debate por hacer pública esa felicitación, que después trascendió que fue hecha por computadora y enviada automáticamente, pero a la que nunca le quitaron el apoyo desde la cúpula partidaria.

Y es que el Partido de Izquierda sigue en búsqueda de una identidad. Entre que hay miembros que ven bien que haya existido el Muro de Berlín (declaraciones hechas públicas en el 50 aniversario de su construcción); miembros que apoyan al partido comunista único y ahora la cúpula que felicita a Fidel Castro.

Los que no se andan con medias tintas son los del NDP, el partido de extrema derecha de Alemania.

En plena campaña política por la Alcaldía de Berlín el partido sacó una campaña como hace mucho tiempo no había hecho.

Con posters de “Feliz vuelo de regreso”, pintan a unos musulmanes al muy estilo de Alí Babá sobre una alfombra mágica. Hay otro que es más claro y dice “Fuera extranjeros”, pero hay otro que tocó las venas de alemanes y no alemanes.

El poster tiene al líder del NPD, Udo Voigt, con chamarra de cuero y montado en una motocicleta acompañado de la frase “Gas geben”. Esa frase traducida de acuerdo con la imagen significaría “acelerar” (de pisar el acelerador o meterle gas), pero en el lenguaje de la extrema derecha la frase es fácilmente traducible como “Gasear”, una de las formas en que fueron asesinados millones de judíos.

Lo peor es que esos carteles fueron puestos especialmente en zonas sensibles, como el Memorial del Holocausto y el Museo Judío.

Todos los partidos políticos ya iniciaron procesos de demanda contra el NPD por esta campaña, pero no se sabe en qué va a acabar.

Por el momento un partido, llamado El Partido (Die Partei), comenzó a “redecorar” los posters del NPD con otra frase y otra foto. La foto es el auto del ex líder de extrema derecha de Austria, Jörg Haider, destrozado en el accidente en que murió en octubre de 2008, y la frase es “Gas gegeben”, o “le metió gas”.

miércoles, agosto 24, 2011

Disco con bicicleta


El fin de semana pasado estuve en la Casa de las Culturas del Mundo, la Haus der Kulturen der Welt. Ahí se presentó una exhibición llamada Über Lebenskunst, un juego de palabras que bien podría ser traducida como “Acerca del arte de vivir” o “Arte de sobrevivencia”.

La exhibición puso el acento en un tema que muchos hemos escuchado pero que pocos entendemos, la autosustentabilidad. El concepto es bastante pretencioso y podría adquirir varios significados, pero si lo llevamos al nivel personal, como trata de hacer la exhibición, podríamos entender ciertos aspectos.

Por ejemplo, entre las instalaciones hechas estaba una que lograba filtrar el agua del río Spree, el que cruza por Berlín, altamente contaminada, hasta hacerla potable. Y para ello sólo se requiere de pasar el agua por organismos vivos como plantas, hongos y tierra, entre otras cosas.

Otro ejemplo es justamente el de la foto. La Fahrraddisco, o disco bicicleta. En un primero momento uno se imagina que alguien va haciendo disco en una bicicleta, que de hecho es algo cada vez más frecuente. Cuando haga una foto de estos tipos que llevan sus bocinas la comparto por acá. Pero en la Fahrraddisco se trató sobre todo de generar electricidad inmediata y exacta para un DJ. Bueno, fueron series de varios DJ.

En el techo de la Casa de las Culturas del Mundo se instalaron cinco bicicletas. Se hicieron fijas. Las llantas traseras estaban conectadas a un generador que en ese momento generó electricidad para el manejo de las consolas y los amplificadores. A mucha gente le parecía normal por un momento escuchar la música de un DJ, pero tan pronto como dos bicicletas dejaban de pedalear, la disco seee deejaaabaaaaa deeeeee escuuuuuuuuuchhhhhhaaaaaaaar. Una pedaleada fuerte de las cinco y otra vez había música lounge.

Lo importante del experimento fue sobre todo para niños, quienes se ofrecían como voluntarios para pedalear y así escuchar la música. En ellos recaerá literalmente en ver cómo generar sustentabilidad para el futuro de este planeta,

jueves, agosto 11, 2011

Pánico en Berlín, por Londres


Desde el fin de semana pasado que comenzaron a ocurrir los disturbios en Londres hay una pregunta que crece en Berlín: ¿podría pasar lo mismo por acá?

Voy a permitirme tomar la respuesta de Heinz Buschkowsky, alcalde de Neukölln, el barrio más problemático de Berlín y quizás hasta de Alemania: “posiblemente sí, seguramente no”.

Paso rápidamente a unas estadísticas reportadas por el Spiegel Online: “de acuerdo con el OCED en ningún otro país occidental como Inglaterra el bienestar está tan desbalanceado. En ningún otro lugar las condiciones son tan malas para que los niños de familias desamparadas tengan oportunidades de desarrollo. Uno no puede decir que Alemania brilla por sus políticas sociales, pero después de todo estamos a medio camino. El desempleo entre jóvenes está en Alemania en un 9 por ciento, sólo Austria y Holanda están en una mejor posición en ese rubro. En Berlín ese rubro es más alto que el promedio nacional pero no se acerca para nada a las condiciones británicas. De acuerdo con estadísticas de la Unión Europea en Gran Bretaña un 20 por ciento de los jóvenes de menos de 25 años están sin trabajo y en varias zonas de Londres esa cuota es claramente mucho más alta”.

Ahora bien, justo en el barrio de Neukölln de Berlín hay una cifra de desempleo del 25 por ciento. Y no sólo eso. De este barrio se habla como si fuera el Bronx de la ciudad: Hay gran porcentaje de migración sin integración; hay altos índices de analfabetismo, y además cada vez más se hace más fuerte la diferencia socioeconómica.

Berlín y justo ese barrio más el de Kreuzberg, han sido conocidos desde los años 1980 por disturbios sociales, donde han resultado bancos y restaurantes quemados. Esos eventos se han repetido durante años con las protestas del 1 de mayo y las grandes reuniones capitalistas como el pasado G-8 en Heiligendamm en 2007. Grupos de izquierdistas, encapuchados, anónimos, toman las calles de manera violenta desarmando las calles empedradas para usarlas como armas, quemando autos y quebrando negocios.

Una diferencia podría ser que todos esos desmanes llevan inscrito un motivo político o ideológico, que es la lucha contra el capitalismo salvaje. Esto no justifica los eventos, simplemente les da otro tinte.

Pero en la base es lo mismo, una protesta social. En los últimos dos años en Berlín se han estado quemando autos. Normalmente son autos de clase, Mercedes, BMW o Jaguar. En los últimos meses ha habido varios ataques en el metro, normalmente de gente que aparece descrita como marginada socialmente (alemanes y migrantes, y sólo en un caso se ha documentado que se trataba de un “niño bien”). Y en las últimas semanas ha habido ataques a edificios residenciales: bandas se meten y queman los pasillos resultando, en la mayoría de los casos, en la quema del edificio.

Podrían ser diferentes premisas y diferentes métodos, pero algo se cocina en Berlín. Y uno de los cerillos de este fuego es el ex banquero Thilo Sarrazin quien, como el alcalde burgués de Londres, hace de la clase baja su chivo expiatorio.

martes, agosto 09, 2011

¿Alguien lo ha visto?

No, no se trata del chofer de este artefacto, sino del artefacto mismo, un camión reparador de vías férreas de la empresa Sersa Welding Team (SWT).

Señas particulares: mide 18 metros de largo, pesa 32 toneladas, es amarillo (como en la foto), cuesta 1.8 millones de euros y no lleva GPS (aparato posicionador de personas y objetos por medio de señales satelitales). Despareció en la noche del 12 al 13 de mayo de 2011. Hay 20 mil euros de recompensa.

La policía de Berlín reporta que estos camiones han sufrido varios robos. En 2010 se reportaron 239 y este año los cacos ya se volaron uno de estos, más una excavadora. El camión de SWT es buscado ya en toda Europa (menos en Rusia porque ahí las vías de tren son más anchas y no habría razón para haberlo llevado ahí).

La empresa dice no haberle puesto GPS porque no creyó que nadie se la robaría. El chofer mismo no lo podía creer. Después de haberla estacionado en su casa por un par de días (se quedó más días de lo esperado porque no se requirieron sus servicios antes) salió en la mañana del 13 de mayo y no la vio en su lugar.

Se sospecha que el camión fue robado por su diesel, pues en su tanque le caben 800 litros. Si por ahí lo ven en México, avise a la embajada europea más cercana.

viernes, agosto 05, 2011

Joschka, el cocodrilo financiero (una mirada china)



Un periódico semanal chino llamado Qingnian Cankao acaba de publicar en su más reciente edición una foto en la portada del ex ministro de Exteriores alemán Joschka Fischer.

La foto lo titula como “Das Finanzkrokodil”, el cocodrilo financiero.

El político es emblemático en Alemania e incluso en toda Europa. Yo, como mexicano, aseguraría que nadie se equivocaría al verlo. Sólo en el lejano oriente.

En realidad el “Cocodrilo Financiero” es el título de un artículo dedicado al inversionista estadounidense George Soros. El texto va de que Soros es el gerente de Hedgefonds mejor pagado del mundo.


Esto sólo podría demostrar que los chinos nos ven con los mismos ojos que nosotros a los asiáticos. La editora en jefe ya ofreció disculpas por el error.


Aquí abajo dejo una foto del buen Soros para hacer la comparación.

viernes, julio 29, 2011

Alemania en cifras (scheiß Wetter – scheiß Stimmung)

Foto de Marion Hunger
Tomada del Berliner Morgenpost
En los recientes meses me han llamado la atención algunas cifras que he visto en las noticias. Unas son divertidas, otras terribles y otras increíbles.

Pero así es la vida en Alemania. Sólo hay que poner a alguien a contar, así como esas personas que deben medir la cantidad de kilómetros que un jugador de futbol recorre en un partido.

940 viajes de negro. Una mujer, Irene D., fue pillada 940 veces viajando sin boleto en los trenes de Alemania. Con esos viajes de negro, hechos entre 2008 y 2010, Irene D. es acusada de haber causado daños económicos a la empresa de trenes por 62 mil 357 euros. Un dato: la mujer es desamparada y las autoridades alemanas no han entendido que, en lugar de viajar, la mujer simplemente busca en los trenes un cobijo para pasar su vida. Que el sistema social le cambie su renta por el costo de los boletos.

600 mordidas de perro. En 2010 fueron reportados en Berlín 600 accidentes en los que una persona se vio lastimada por la quijada de un perro. Esto representa un aumento del 25 por ciento de los casos comparado con el año inmediato anterior. “Los berlineses aman a sus perros, pero no saben cómo lidiar con ellos”, dijo la senadora de Los Verdes Claudia Hämmerling, lo que sería la causa probable del aumento de las mordidas. Una senadora de Berlín ordenó controlar mejor la Ley Canina (Hundegesetz).

350 veces de abuso. Esto no tiene que ver con la Iglesia Católica, pero en su fundamento es lo mismo: abuso sexual. Un papá es acusado de haber abusado sexualmente a sus hijos 350 veces. El papá, Detlef S., de la localidad de Fluterschen, habría obligado a su hija a prostituirse, a su hija adoptiva a ser la madre de sus hijos (ocho), y habría aterrorizado a su familia pegándoles con un chicote. “Uno podría pensar que Detlef S. es un toro, pero cuando se presentó en su comparecencia el hombre se veía como un niño de escuela asustado, asustado, acalambrado y con ropa dos tallas mayor”, describió un reportero que asistió al juicio. Detlef S. aceptó ser el padre de los hijos de su hija adoptiva, pero rechazó las acusaciones que versan sobre él.

70 x m2 / 24hrs – 1er lugar – 1er lugar. En Berlín se acaba de reportar que en el curso de 24 horas cayeron 70 litros de lluvia por metro cuadrado (¿de dónde demonios sale tanta lluvia?). Para poner esta cifra en contexto, en promedio en todo el mes de julio han caído entre 40 y 50 litros de lluvia por metro cuadrado. Esto, aunado a los vientos huracanados, han causado que el mes de julio sea el PRIMER mes más frío del año (y miren que el invierno nos ocupa aquí enero, febrero y marzo); y que julio sea el PRIMER mes con menos luz de sol en el año (y nos falta octubre, noviembre y diciembre). En Alemania hay un promedio general de 28 días de verano al año (aquí es cuando los alemanes me preguntan, ¿por qué te mudaste aquí?).


viernes, julio 22, 2011

El salvaje, salvaje Este (Ossilandia para principiantes)

Mucha gente habla de la Ostalgie como esa nostalgia de los alemanes del Este de extrañar su país que ya no existe, la República Democrática Alemana, RDA. Se habla de ella en los medios como si hubiera una gran pasión por regresar a los tiempos comunistas.

Pero la reacción a esto ha caído en un discurso tan banal que por ahí se abren bares con muebles tipo RDA, tiendas de juguetes de madera como de tiempos de la RDA, un museo donde se pueden ver productos de cocina de la RDA, un tour en Trabant por el viejo Berlín e, incluso, un hotel donde uno puede dormir con la fotografía de Honecker colgada en la pared. El hotel, para colmo, se llama Ostel, Ost en alemán de Este en español, acomodándose dentro de la palabra hostal.

Y no le quito la emoción que puedan causar algunas de estas actividades “ostálgicas” en Berlín. Se vale. Pero en realidad no hay que tener que hacer este tipo de viajes para ver que el Este, el verdadero, el salvaje, todavía existe ahí.

Para ello hay que buscar una lectura de libro de Alexander Osang. Si uno hojea el Berliner Zeitung, seguro que por ahí hay una anunciada.

Osang, otrora periodista del Berliner Zeitung y ahora del semanario Der Spiegel, se ha vuelto el portavoz de los ex habitantes de la RDA, los bien ponderados ossis. La gente lo quiere escuchar y ver como alguien que, proveniente de una clase social oprimida y con prejuicios, tuvo éxito en Alemania y el extranjero. Y donde él aparece, ahí se juntan todos.

La última vez fue la semana pasada. Leyó extractos del nuevo libro que escribió con su mujer, Anja Reich, “Wo warst du? Ein Septembertag in New York”, ¿Dónde estabas? Un día de septiembre en Nueva York, que trata sobre las aventuras de él como corresponsal en Estados Unidos del Spiegel mientras sale a cubrir el atentado a las Torres Gemelas y su mujer lo espera en casa.

Uno se da cuenta qué tipo de gente asiste al evento por cosas tan sencillas como el hecho de que Anja Reich, al describir que está en el dentista en Nueva York y éste le nota las “viejas amalgamas” de la RDA, la gente explota en risas. Anja Reich también es del Este. Todos los que están a mi alrededor son del Este. Ropa informal para el evento, hombres con cachuchas, mujeres con pelos desaliñados, y gente con pantalón y chamarra de mezclilla, algo que sólo se veía en los años ochenta.

Después me dijeron además de la forma de ver hay ciertas actitudes que distinguen a los ossis. Una de ellas es esta palabra: “drängelnde Leute”, gente que empuja. No sé si esto sea propio de ellos, pero al llegar al evento, había una fila enorme. Yo tenía mi lugar ya apartado y al querer acercarme con el portero dos mujeres que apenas podían estar de pie lograron cerrar filas contra mí. Ambas levantaron los codos para que no me colara. Sólo me vieron de reojo, nunca me confrontaron ni nada. Estaban muy fuertes (supongo que el hecho de ser original “drängelnd” les había dado fuerza).

Otra actitud es la de llegar súper temprano a apartar lugar. El evento era a las 7 y la gente estaba haciendo fila a las 6. El lugar tenía 600 lugares y a las 6:10 que abrieron las puertas ya estaba casi todo apartado. Al final éramos como 800 con toda la gente parada y sentada en el suelo.

Y bueno, a todo esto yo le veo un parecido con los mexicanos de antaño también. Quizás por eso me identifico con los ossis. En ese evento yo me sentí como una de esas asambleas del Sindicato de Electricistas a las que llegué a ir de chico. Mala luz (alguien le gritó a Osang mientras leía “hey, yo no lo veooo desde acá”. Y claro, el tipo que gritó no sólo era el número 800 de la sala, sino que la luz que debía de iluminar la cara de los panelistas no funcionaba), mal sonido de micrófono (ese sonido que te rechina hasta en las muelas) y mal aire acondicionado (“algo me está goteando aquí”, dijo Anja Reich interrumpiendo su lectura).


En fin, 22 años sin muro pero todavía con el ambiente que se vivía atrás de éste.

viernes, julio 15, 2011

Sauna en Berlín - Nota al pie: ¿Por qué se desnudan los alemanes?


Hablar de hacer sauna desnudo no se puede aislar del fenómeno del desnudismo en Alemania, llamado también naturalismo o en alemán "FKK", algo que se traduce como la "Cultura del Cuerpo Libre".

Cultura, al fin y al cabo.
Los europeos tienen la reputación, sobre todo en México, de ser asiduos visitantes de las playas nudistas del país, en especial los ciudadanos de países nórdicos, como los alemanes.

"Todo comenzó como una forma de querer gozar de libertad y de estar saludable. Una vez que andas desnudo, ya no lo puedes cambiar", afirma Kurt Fischer, presidente de la Asociación Alemana para la Cultura del Cuerpo Libre.

Fischer accede a hablar con algunos periodistas extranjeros en Berlín. Él mismo está emocionado por las preguntas y prejuicios que se le van a hacer, y --como nosotros-- se pone a documentar todo. "Si quieren saber si me voy a desnudar ahora mismo, no, eso no”, dice con una sonrisa.

Fischer y otros 7 millones de alemanes, según cifras reportadas por medios de información, gustan de desnudarse en sus tiempos libres, generalmente en clubes, y muchas veces cuando están de vacaciones. El naturalismo que practica se refiere al hecho de estar desnudo con un grupo de gente y, de preferencia, en la naturaleza. Hay grupos de personas que han organizado, en su versión nudista, paseos en bicicleta, caminatas de montaña y hasta vuelos chárter.

Kurt Fischer es un ingeniero de profesión. Tiene 69 años de edad y a decir de las curvas que se ven por su camisa fajada, no tiene un cuerpo de Adonis. Él dice que para ser nudista uno no tiene que tener un cuerpo perfecto.

Fischer no nació naturalista. Cuando él tenía 24 años de edad andaba con una novia con la que quería ir a la sauna. Quería una sauna mixta para que no estuvieran separados. Pero entonces sólo encontró cabinas separadas para hombres y mujeres. Él no quería estar separado de su novia. Así que decidió enrolarse en la Asociación de Cultura del Cuerpo Libre.

Una vez que entró a las instalaciones, vio que la gente practicaba deportes, tomaba el sol o nadaba, como en cualquier club, pero todos desnudos. Niños, jóvenes y adultos, hombres y mujeres.

El naturalismo despegó en Alemania hacia la década de los años 1930, cuando agotados por el ritmo de la industrialización algunos amantes de la naturaleza comenzaron "a liberar su cuerpo" y a realizar actividades recreativas sin ropa.

La tendencia se frenó durante la Segunda Guerra Mundial, pero inmediatamente después se retomó. Hoy en día hay naturalistas organizados en varios países europeos.

Entre las asociaciones mejor establecidas destacan la de Alemania, con 50 mil integrantes; la de Holanda, el país europeo con más asociados, con unos 67 mil, o España, el que menos tiene, con unos 3 mil entusiastas.

El naturalismo se practica en toda Alemania, aunque existe el prejuicio de que en la parte Oriental del país se hace más, ahí donde gobernó el comunismo en tiempos de la República Democrática Alemana (RDA) y donde predomina la religión protestante. Pero las cifras demuestran lo contrario. En Alemania Oriental hay apenas 2 mil 500 personas asociadas al naturalismo, mientras que en la Occidental unas 47 mil 500.

“La diferencia es que en Alemania Occidental el naturalismo se hace más organizado, en asociaciones. En la RDA las asociaciones estaban prohibidas y la gente comenzó a desnudarse en lugares públicos. La costumbre se quedó”, refiere Fischer.

Fischer reconoce que en estos días el naturalismo no gana muchos adeptos y lo atribuye a que la gente trabaja más que nunca, lo que hace que nadie tenga tiempo para realizar actividades al aire libre, como lo demanda esta tendencia.


Otros capítulos de la serie "Sauna en Berlín":

Preámbulo: ¡Fuera toallas!

Capítulo 1: Un moreno desnudo en Berlín.

Capítulo 2: Miradas centrífugas.

Capítulo 3: El soplido del dragón.

Capítulo 4: La toalla, entre más colorida, mejor.

Capítulo 5: Encuentros del tercer tipo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...