martes, enero 13, 2015

Pegida, Legida y Cogida: de absurdos alemanes


Esta mañana al escuchar las noticias en la radio alemana Info Radio hubo una entrevista que me dejó estupefacto: un ciudadano alemán explicando las razones por las que participa en las manifestaciones de Pegida.

“Se construyen mezquitas una tras otra”. “Tengo un amigo que es chef y como los musulmanes no comen carne de cerdo, ya dejó de cocinarla y venderla”. “Te ven mal si llevas embutidos (de cerdo) a la escuela”.

Este es uno de los que se han sumado a las manifestaciones islamofóbicas en Alemania, que cada lunes, ya por dos meses consecutivos, han reunido a decenas de miles de quejumbrosos por la “islamización” de Alemania. Las manifestaciones tienen los nombres de #Pegida (Europeos patrióticos contra la Islamización de Occidente), #Bogida son los de Bonn, #Legida los de Leipzig, #Dügida los de Düsseldorf y #Kögida los de Colonia (Köln).

El movimiento más grande es el llamado Pegida, organizado en Dresde, una ciudad duramente golpeada por las consecuencias de la caída del Muro de Berlín y la Reunificación. Pero, con todo, el movimiento es digno de la mejor novela surrealista jamás escrita en Alemania. Uno puede manifestarse contra el alza de las rentas en Berlín, la privatización del agua, las crecientes minas a cielo abierto en el Este alemán, o la exportación de armas alemanas a Oriente Medio o incluso a México y Colombia. Pero… ¿contra la islamización?

En el estado de Sajonia, donde se encuentra Dresde, se da la cifra oficial de 4 mil musulmanes, lo que representaría apenas un 0.1 por ciento de la población. Un colega periodista de Berlín hace la comparación de esto diciendo que es como si se temiera que el decadente partido político liberal FDP tomara el poder federal de Alemania.

Como temer que el Partido Verde llegará al poder en México.

Como temer que los restaurantes mexicanos en Berlín, que aumentan y aumentan, cambiarán los hábitos alimentarios de los alemanes y los harán gordos y feos, y el sabor del chile en la boca les impedirá nunca volver a saborear un ganso grasoso con col agria: la mexicanización de Berlín, o lo que sería lo mismo #Cogida.

Afortunadamente cada vez, y no solo cada lunes, hay más contramanifestantes que le hacen frente a los Pegida. Aquí llegamos ya a los cientos de miles. El absurdo y la razón se encuentran en las calles alemanes.

#ProblemasDelPrimerMundo

1 comentario:

Mauricio de Alemaniando.com dijo...

Hola Yaotzin,

el tema de Pegida me viene dando vueltas por la cabeza desde hace semanas...

Por fortuna, como bien lo dices, son más los habitantes de Alemania que están demostrando contra Pegida y por más tolerancia, que los que están demostrando contra la razón.

Muchos saludos,

Mauricio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...