miércoles, enero 25, 2017

El muro de Trump, visto desde Berlín

Foto del Estudio 3.14 que diseñó el muro rosa + prisión como anti-propuesta contra el muro de Trump

Después de estar contestando varias preguntas con mis colegas periodistas alemanes y extranjeros en Berlín, me atrevo a hacer algunos comentarios sobre cuán viable veo la propuesta de hacer un muro en la frontera entre Estados Unidos y México.

Esto lo hago también desde una ciudad que estuvo dolorosamente dividida por un muro durante 28 años or un muro, con lo que tengo otro tipo de cimientos para pensar sobre la factibilidad de la construcción de esta pieza de ingeniería.

Trump anunció que este miércoles 25 de enero firmará el decreto que implicaría el comienzo de la construcción del muro: hasta no ver, no creer. Efectivamente, ese muro no es imposible de ser construido, pero hay demasiadas cosas que lo hacen ver improbable. Aquí los puntos:

1.- En la historia de la humanidad, después de la Gran Muralla china, el ser humano no ha construido ningún otro muro tan largo. En este caso serían casi 3 mil kilómetros de longitud.

2.- Las partes de muro que ya existen, no cuentan. Los más de mil kilómetros de barda y vallas que ya hay a lo largo de varios tramos de la frontera, no tienen las características del muro que quiere Trump. Habría que hacerlo todo de nuevo, por eso hay que hacer el cálculo con los 3 mil kilómetros.

3.- Para construir el muro se tienen que tomar en cuenta factores humanos y geográficos. La gente que labore en la construcción del muro tendrá que hacerlo a lo largo de 3 mil kilómetros de largo, en zonas mayormente despobladas y desérticas donde deberán de tener acceso a comida, agua, facilidades sanitarias, primeros auxilios, seguridad (contra las bandas de narcotráfico que sigan activas cruzando gente, drogas o abriendo nuevos caminos), y además se tiene que asegurar el transporte y/o vivienda de estas personas en estas zonas. Y estas zonas son, como ya dije, en gran parte desérticas, pero también con montañas, ríos, mucho calor que impide bien el endurecimiento de uno de los concretos planteados para la construcción, áreas protegidas...

4.- El super muro. Para evitar que haya túneles y que el muro sea brincado fácilmente, hay estudios que dicen que debe de tener de cimientos unos 1.50 metros de profundidad, además de unos 6 metros. La cantidad de concreto a utilizar para tal respecto está sobriamente calculada en más de 300 millones de pies cúbicos de concreto (esta cifra conviértala usted mismo por favor).

5.- ¿El costo final del proyecto? Ante la incertidumbre de cuántas personas podrían estar laborando ahí, a 8 o a 40 dólares la hora (dependiendo dónde consiga su mano de obra), y ante la variable cantidad de material utilizado, de permisos de construcción en zonas ambientales, no se puede decir si son 10 mil millones de dólares, 40 mil, 58 mil millones (las cifras hasta ahora utilizadas). Seguramente será mucho más caro y mientras se decide si México lo paga, será el erario estadounidense el que lo hará.

6.- Se ha citado (mucho de lo que detona este debate son citas no comprobadas de Trump) que el muro se pagaría con las #remesas. Aunque Trump logre tomar todas las remesas para saldar el pago de la construción, no alcanzaría la suma. En promedio al año se mandan 20 mil millones de dólares, y aunque no se sabe el costo correcto del muro, tendría que confiscar por lo menos dos años de remesas. Y tampoco sabemos si podrá confiscar las remesas, pues se enfrentaría a luchar contra secretos bancarios y litigios por violación de libertades individuales.

Pienso en la propuesta que hizo un estudio de arquitectos en México y me convencería todavía más: hacer un muro de color de rosa que facilite servicios carcelarios al mismo tiempo.

¿Podrá Trump de verdad hacer su muro?

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...