martes, mayo 09, 2006

* Test de ciudadanía (Metamorfosis 2).

Ahora que en Alemania está muy caliente esto del examen de ciudadanía, hay que hacer unas apostillas al respecto.

Yo no soy alemán ni he pretendido serlo. Hasta el momento no he ido a hacer fila para que me den una residencia alemana, ni un pasaporte alemán ni para que me cambien el color de piel o de cabello. Estoy feliz así. Bueno, sólo debo de aclarar que tampoco soy mujer y que por ahí alguien en los comentarios ya me estaba 'volteando'.

Sin embargo, los cambios ocurren. Ahora un colega mexicano me ofrece boletos gratis para ver a México en el Mundial y lo primero que le digo es... déjame pensarlo. Voy a la página de internet de la Deutsche Bahn y checo las conexiones de trenes desde Berlín para ver cuánto me voy a gastar, y si hay regresos programados y poco complicados desde las ciudades donde juega mi país. Vaya, sólo por ser México y futbol, cualquier fan, hasta yo en mis años mozos, habría tomado los boletos sin pensármelo. Pero ahora no, y mi pasión futbolera no pudo derrotar a mi razonamiento planeador.

Pero, ¿que no todo mundo debería de preocuparse por planear para que las cosas salgan bien? Sí, en la teoría, pero al menos los mexicanos no somos así. Y creo que muchos no somos así.

Basado en el métido empírico de dos años de trabajo en Alemania, yo propondría el siguiente examen de ciudadanía (Einbürgerungtest o prueba de la hamburguesa), ya que el actual es racista, clasista, chovinista y sólo hace enojar a aquellos que quieren venir a trabajar y ganar unos pocos euros:

1.- Si usted tiene que hacer un viaje de trabajo de un día a otra ciudad alemana, ¿hasta dónde llega su planeación?

a) dos semanas antes está marcado en el calendario de trabajo. Rechaza con anterioridad y parquedad todas las otras órdenes de trabajo de sus editores en jefe del periódico para el que trabaja porque entran en conflicto con el día del viaje. Verifica que su tarjeta de descuento de tren tenga la vigencia suficiente. Reserva un viaje que le permita llegar con dos o más horas de anticipación a su cita. Prepara la entrevista con una semana de anticipación. Se imprime un mapa del lugar de la cita y verifica todas las formas de llegar posibles (y de escape). Sabe cómo va a controlar su entrevista en tiempo e información. Y reza para que ese día alguien Grande traiga un buen clima que usted disfrutará en el tiempo que le quedará de sobra, tomándose un café y mirando al mundo entero con una sonrisa de "hoy todo me salió bien".

b) confía en que el sistema es bueno y el día del viaje se lanza de volada a la estación de tren, compra su boleto y en el viaje de dos horas prepara su entrevista de trabajo. Total, hay tiempo de sobra.


2.- Usted tiene hambre. Su estómago cruje. Hizo una parada en una panadería para comprar un sándwich pero se habían terminado. Tiene que llegar a la estación de tren a tomar uno que sale en 30 minutos. De la panadería son 4 minutos en tranvía a la estación o 20 caminando. Y la mujer que atiende le dice "ahora mismo le podría preparar uno, rapidito". ¿Qué hace usted?

a) usted le contesta a la panadera que sí, empieza a sacar el dinero del bolsillo y se imagina cómo irá camino a la estación mordiendo un delicioso sándwich con pan de semillas de calabaza con jamón que calmará su apetito feroz. Ya comprará una gaseosa en la estación o incluso en el tren.

b) usted mira el reloj, le pregunta a la panadera si sabe de pura casualidad si hay tiendas en la estación de tren (porque usted ya sabe que es una estación secundaria, no la principal), le dice que sí y amablemente rechaza la oferta del sándwich. Sale caminando a la estación del tranvía, llega en 4 minutos a la estación, verifica que su tren no tenga ningún atraso y pase por el andén que usted ya había previsto. Después se pasea por el mercado de comida y observa cuál tiene menos gente, cuál se ve menos sucio y en cuál sale más barato comprtar algo. Esto último en cuestión de segundos. Y al final agradece a la gente del Burger King por haber sido el establecimiento que se adaptó a sus necesidades.


Aclaración: Esta prueba de la hamburguesa es de interpretación propia, usted tiene que autocalificarse y decir si puede convertirse en ciudadano alemán.

Yaotzin.

1 comentario:

Anónimo dijo...

excelente post, como todos los que escribes. te sigo muy de cerca, y no dejo de refrescar cada día para ver si actualizas. por cierto, si te interesan los blogs sobre cambios de mentalidad en alemania, hay uno muy bueno de un compatriota español que vive en regensburg, aquí te lo dejo: http://www.elsentidodelavida.net/ Saludos, leviatan

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...