* Mi computadora será hombre

Anoche me llegaron unos correos. Creo que son correos para ser abiertos en el futuro. Uno tenía el año 2009 y otro, peor, el 2038. Estoy seguro de que eran algo malo porque mi correo Yahoo los acomodó inmediatamente en la "Bandeja de correo no deseado". Y, claro, ¿quién diantres va a querer recibir un correo que está fechado en el futuro? Eso sí, quien me los mandó algo habrá sabido de mí porque uno decía en la cabeza que me daban un préstamo de dinero con muy buenos intereses y otro que tenía que hacer algo con mi pene. No recuerdo exactamente qué, pero si yo vivo para esa fecha, ya será un milagro que me pueda levantar por mí mismo de la cama.

Nosé, quizás eran un virus que se activaría para esas fechas. Pero, mmmm ¿el virus del préstamo monetario? ¿o el virus del pene? Me quedo pensando. Para entonces las computadoras personales deberán de tener vida propia.

Ya lo decía algún experto informático, cuestionado respecto al aniversario del nacimiento de la computadora, o del pecé u ordenador como dicen en España: "el milagro del negocio de la microinformática no es fabricar productos de acuerdo a las necesidades del mercado o de la tecnología misma, sino alimentarse de lo que los usuarios apreciarán".

Así que alguien predijo, según la lógica billgatesiana, que mi computadora se convertirá en un macho independiente con posibilidades de padecer disfunción eréctil.

Bien, después de este pensamiento profundo sigo trabajando en el texto de la fabulosa ópera-musical Aída en Fuego (Aida on Fire), una nueva creación de un productor alemán de nuestra generación, quien nos demuestra que hasta Alemania tiende a hacer cosas como en Estados Unidos.

Y.
* Mi computadora será hombre * Mi computadora será hombre Reviewed by Yaotzin Botello on 8/09/2006 11:54:00 AM Rating: 5

3 comments

Jesús González said...

Caray Y, me he quedado sin palabras. Penes en un futuro lejano? Harán falta todavía? Todo esto me hizo recorar a un amigo que, hasta antes de venirme a Europa, no se cansaba de repetirme que un matriarcado extremo en futuras épocas es inminente (hacia allá vamos, pues), y que luego las mujeres nos matarán a todos los hombres y se reinstalará un mundo creado por amazonas y en donde, por inseminaciones artificiales efectuadas a partir increíbles cantidades de semen congelado, se dará a luz simplemente a más mujeres y así ad infinitum.

Que conste que yo siempre le advertí que o bien dejaba de consumir mota a cantidades industriales o dejaba de leer a Philip K. Dick. Pero nunca me hizo caso.

Me pregunto qué habrá sido de él.

Tal vez se dedica a mandar misteriosos e-mails fechados en un futuro remoto.

C.J.

Cristina N. Nebreda said...

Un lujo volver a leerle. Casi se me olvida lo bien que escribe, caballero.

Cristina N. Nebreda said...

Casi se me olvidaba lo bien que escribe.

Medidor