Fríos pero divertidos

Es inevitable. Cuando uno llega a un nuevo lugar, una de las primeras cosas que se intentan hacer es comprobar o romper estereotipos. En dos años y algunos meses a mí me ha pasado con los alemanes... ¡y vaya que hay tarea con todos los estereotipos que se cargan!

Este caso es aleccionador. Las guías de divertimento de la ciudad, como Tip o Zitty, se publican cada 15 días. Funciones de teatro, cine, ópera, etc, pero también un gran apartado de anuncios. "Wanted", "Hombre a mujer", "Mujer a hombre", "Viceversas" y "Varios". Están desde los corazones solitarios que siempre me despiertan una ternura y una tristeza increíbles. En su mayoría son mujeres de unos 50 años que buscan, necesitan a una pareja. Se sienten solas, quieren cariño, amor, o quieren tan sólo un poco de compañía con, claro, un poco de sexo. Los hombres de esa eda están ocupados buscando chicas flacas, inteligentes, guapas, bien buenas, buenotas de ser posible, más guapas, y de verdad, por favor, nada tontas. "Si eres estudiante, te financio la escuela". PUAAAJ.
Esto, hasta ahora, parece "normal". Quiero decir, natural de todas las sociedades en todo el mundo.

Pero la otra, y donde encuentro uno de los estereotipos de los alemanes, es la de los anuncios titulados "Wanted", "buscados". Ahí una chica o un chico busca a la persona a la que no se atrevió a decirle algo. "Si ayer estabas en el Café Burger a eso de las 21:30 horas, eres pelirrojo, llevabas pantalón blanco y tenías una sonrisa que conquista al mundo, llámame, ayer no tuve la fuerza decirtte lo que podría hacer tomando un café contigo". Mujeres, hombres, grandes, chicos, chistosos, románticos, sexuales, de todo. ¿Por qué no se dicen las cosas en el momento? Caray, si te gusta alguien, basta con apretarte los pantalones y establecer contacto. En ltinolandia estos anuncios serían de risa. Por favor, si recuerdo mis viajes a Colombia, Bolivia, Centroamérica o mis salidas en México, lo único que me viene a la mente es ver cómo los hombres se peleaban por ir a decirle algo a alguien. ¿Y las mujeres? si no era con su lenguaje corporal, había también las que se lanzaban al ruedo para conquistar. Pero nada de anuncios al día siguiente.

Pero en al menos en Berlín parece ser una verdadera forma de contacto. La otra vez me encontré con dos anuncios en particular. "Playa del Weißensee, domingo 12:30 horas, bikini rosa, ¿te acuerdas de mí? eras un padre soltero muy coqueto, quizás podemos hablar después. Llámame". Y el otro anuncio, en la misma página decía"Playa del Weißensee, domingo 12:30 horas, llevabas un bikini rosa, soy el papa soltero que te veía, quizás podemos encontrarnos..." Bien, pues todavía más absurdo. Si los dos habían establecido contacto, ¿por qué no se hablan en el momento? ¿cuál es el miedo? Parece que hay que escribir o hablar acobijándose por la calidez del anonimato e sla única forma de establecer el contacto. La lógica aquí sería el miedo al rechazo o, peor, el miedo al rechazo en público. Este anonimato mediático permite por un lado confirmar que le gustas al otro (no va a ponerse en contacto si no le gustaste) y luego adoptar una pose de valentía por la lejanía y frialdad con que cuentan el teléfono y/o el correo electrónico. Por cierto, creo que hay que redefinir esto de medios cálidos y fríos que alguna vez describió Marshall McLuhan.

Pero aquí viene algo todavía más pior, como dicen en mi pueblo: también podría pasar que la otra persona no leerá nunca ni el Zitty ni el Tip y la o el que podría haber sido el amor de su vida se desvanecerá a lo largo de 15 días hasta desaparecer en el bote de reciclaje de papel.

¿Qué le pasa a los alemanes? ¿por qué no se dejan llevar por sus sentimientos? ¿cuál es el miedo de hablarle a la gente en un lugar público sin tener una justificación evidente?

Recuerdo que, una vez recién llegado a Berlín, me paseaba por las calles con un amigoc cubano. Él llevaba ya unos buenos cuatro años. Eran los tiempos de la exitosa exposición del MoMA en la Nueva Galería Nacional y a las afueras se había instalado un vendedor de salchichas asadas. Después de comprar una se me ocurrió preguntarle cuántas salchichas vende al día (la espera en la fila para entrar a ver el MoMA era de ¡¡¡hasta 11 horas!!!) y el tipo me contestó de muy buen humor, pero a mi amigo cubano, también periodista (esto se me hizo raro), en cuanto nos alejamos del puesto me dijo "Yaotzin, eso no se hace, a los alemanes en la calle no se les habla". Ajá.

Desde entonces trato de hablarle a cuanto alemán me encuentro para ver cómo reacciona. Las reacciones han sido variadísimas.

Esto no es lo único chistoso de los alemanes. Ayer en el programa "Wetten dass..." pasó algo que no sólo nos hizo reír a mí y a la Wika, sino a toda Alemania. Un alemán salido de quiénsabedónde concursó en este programa. Pero apareció acompañado de dos fisicoculturistas. Estos dos hombres en playera azul pegada no eran sus guardias de seguridad, sino parte de su apuesta. El programa se trata de apostar, de hacer hazañas y tratar de lograrlas por medio de una apuesta. Es como un "Siempre en Domingo" latinoamericano, pero en versión alemán. Entonces el alemán de repente dice "yo puedo adivinar canciones por medio del movimiento de los pechos de estos hombres".

¡¡¡Guat!!!

Creo que nadie entendió a la primera, pero después estábamos bailando de la risa en nuestros divanes. El resultado fue que la apuesta de este hombre fue la más popular del programa y, de seguro, de todos los tiempos. El pobre nerd que podía adivinar cuáles zapatos aparecieron en cuál pelicula de James Bond, quedó en último lugar. Pero es que era mucho más divertido ver como este mini Blue Man Group se ponía los audífonos, escuchaban una canción y así como yo me pongo a tocar la batería en el aire o a mover la cabellera, ellos dos mueven las chichis. Un bajo, chichi derecha; dos triángulos, chichi izquierda; guitarrazo, la chichi del compañero. Afuera no se podía escuchar, obvio, nada de música, y ese era el reto del alemán: adivinar por el chicheo de cuál canción se trataba.


Joder, nunca antes había sido más importante la chichi del hombre.

Yaotzin.
Fríos pero divertidos Fríos pero divertidos Reviewed by Yaotzin Botello on 11/05/2006 01:25:00 PM Rating: 5

4 comments

Me dicen Wika aquí said...

Está bien, somos un pueblo raro y sobre todo, muy tímido para conocernos. ¿pero porque bailan las letras en este texto? ¿o sólo pasa en mi pantalla? ¿es una canción que debemos de reconocer?
Dejo un beso al autor.

felipebarahona said...

una vez me dijeron que los europeos tenían un alto sentido del respeto por la intimidad del otro, para mi son unos cobardes

Anonymous said...

hola, me encontre c tu blog en la web, y me dío mucha risa esto de los alemanes, pues si eso es muy chistoso, a mi siempre me llama la atención eso, y vi esta revista del Zitty con estos mensajitos, que onda!!!? porqué #"%!#& no se hablan en el moménto en que se ven, miran, gustan, coquetean, porqué carajo son tan timidos!!?? perdón pero he estado en inglaterra tambien y no son tan timidos como los alemanes, osea los alemanes se llevan a los demas europeos a la hora de conquistar o echar el can, pero en la timidez y pena, pudor y lagrimas , por la calle a todos los demás. Eso no se los perdono, porque e smuy dificil conocer alemanes en alemania, a menos q algun conocido te presente, que dificiles! JODER!
Bye. y Saludos

McCalls Gurl said...

hola, me encontre c tu blog en la web, y me dío mucha risa esto de los alemanes, pues si eso es muy chistoso, a mi siempre me llama la atención eso, y vi esta revista del Zitty con estos mensajitos, que onda!!!? porqué #"%!#& no se hablan en el moménto en que se ven, miran, gustan, coquetean, porqué carajo son tan timidos!!?? perdón pero he estado en inglaterra tambien y no son tan timidos como los alemanes, osea los alemanes se llevan a los demas europeos a la hora de conquistar o echar el can, pero en la timidez y pena, pudor y lagrimas , por la calle a todos los demás. Eso no se los perdono, porque e smuy dificil conocer alemanes en alemania, a menos q algun conocido te presente, que dificiles! JODER!
Bye.

Medidor