viernes, abril 29, 2011

Turcos multitasking

Jazz en la Falckensteinstrasse
Quien diga que los turcos no están integrados en Berlín, es mentira. Yo ayer lo comprobé.

En el barrio donde vive una mayoría, Kreuzberg, las cosas se han cambiado. Lo que hace unos años podría haber sido catalogado como uno de sus barrios-gueto, hoy es la expresión de lo que se podría denominar una sociedad multicultural. Primitivamente multicultural.

Ayer estaba comiendo un helado en la Falckensteinstrasse, una calle que ya traté en otro de mis posts. Ahí estaba un trío de música tocando jazz, primero, y luego música tipo de los años 1920 o 1930, algo como Max Raabe. Es la primera vez en siete años que veo que hay un trío musical. Y todo concuerda con el desarrollo que ha tenido la calle. De existir sólo la heladería que yo visito y una tienda de muebles de anticuario, ahora esta tienda fue partida a la mitad para dar espacio a una de muebles de diseño, además de que hay un sinfín de restaurantes coloridos. Parte de la normal gentrificación.

Aquí los turcos han sido forzados a retirarse, sobre todo por la subida de rentas altas. O a integrarse, como pasa en estos días.

De años de formar guetos como este barrio, de no hablar el alemán y de rechazar sobremanera la cultura alemana, hoy en día se ven confrontados sorpresivamente contra el inmigrante ‘nice’, el ‘hipster’, el alemán y el extranjero.

Ahí está el señor de familia que se forma en la fila de los helados con su esposa e hijas con velo, hablando en turco, pero absorbiendo un derredor en donde se habla español, inglés, alemán de otras zonas, y donde se escucha jazz y música de principios del Siglo 20. Este inmigrante, presumiblemente de segunda generación, deja entonces la heladería y se va por un corredor de restaurantes donde huele asiático, indio-paquistaní, tex-mex y gringo (digamos que las hamburguesas son representativas de ahí).

Si lo que tenemos en las computadoras se puede denominar como ‘multitasking’, lo que viven estos turcos atrapados en su propio gueto es ‘multikulti’. Y me parece que podrían estar más integrados que algunos viejos políticos alemanes.

1 comentario:

Wika dijo...

Max Raabe, se llama, no tiene nada que ver con Stefan Raab... Aquí la nueva canción y una rana triste: http://www.palast-orchester.de/

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...