jueves, diciembre 13, 2012

Ultras alemanes reniegan el futbol "moderno"


El silencio de los fans duele mucho más que mil palabras, algo que los alemanes han podido comprobar en los estadios de futbol con una singular protesta conocida como "12:12".
 
Y es que la fanaticada ultra de Alemania está molesta. La política quiere instalar más seguridad en los estadios. Con ello el futbol alemán se estaría convirtiendo en un futbol "moderno", sin ambiente en los estadios, casi como en tenis.
 
“Quieren que prácticamente seamos un público como en el tenis, callados y viendo el balón de un lado a otro”, dice Philipp Markhardt, vocero de la iniciativa "12:12", que lleva el lema "Sin voz, no hay ambiente" (Ohne Stimme, keine Stimmung).
 
Todo comenzó por una propuesta de la Confederación Alemana de Ministros de Interiores que busca lograr más seguridad en los estadios de futbol de Alemania y que fue aprobada por la Primera y Segunda División de la Bundesliga este 12 de diciembre (por eso lo de 12:12).
 
“Además de la policía, los clubes deben de tener la responsabilidad completa de la seguridad en un estadio durante un partido de futbol”, señala la propuesta llamada “Experiencia segura en los estadios”. Con esto se daría a los policías mayores atribuciones y las barras verían reducidas muchas ventajas que tienen hasta ahora.
 
Por ejemplo, con el nuevo concepto de seguridad un fan podría ser desnudado en la entrada para evitar que pase objetos filosos, cristal, fuegos artificiales, o banderas con asta muy larga, entre otras cosas. Los policías también podrán vigilar los estadios con cámaras de seguridad y tendrán en general más "poder".
 
Además los clubes deberán de reducir los boletos en contingente para las barras así y comenzar a reducir las áreas donde se está de pie en un estadio, poniendo asientos con boletos más caros.
 
“Esto va en contra de los derechos y el valor humano de los fans. Ni los clubes serán verán beneficiados con ello. Y si un club reniega de las medidas, le comenzarán a quitar ganancias de sus transmisiones en televisión”, señala Markhardt.
 
Las autoridades se escudan en el hecho de que el futbol alemán está en peligro. Más de 11 mil aficionados serían violentos. En un año las agresiones habrían aumentado un 17.5 por ciento.
 
El experto en futbol alemán, el periodista Daniel Martínez, ve en la justificación una exageración. Las cifras estarían siendo manipuladas para "crear miedo en búsqueda de medida coercitivas".
 
“(Los 11 mil fans agresivos) no conforman ni siquiera la quinta parte de todo el aforo del Allianz Arena en Múnich (...) pero sin duda no hay que mirar a otro lado cuando los neonazis utilizan las tribunas de los estadios para su propaganda, tampoco se debe tolerar la agresión física, verbal o moral contra las aficiones contrarias”, dice Martínez en su blog Futbol Alemán.
 
Por ello, los ultras alemanes han anunciado que seguirán con la protesta del 12:12, que ya venían surtiendo efecto en los jugadores. La protesta tiene el objetivo de callar los primeros 12 minutos y 12 segundos. Originalmente era algo que sólo harían los ultras, las barras bravas, los fans de corazón, pero en realidad se fueron sumando todos los fans de los diferentes estadios de la Primera y Segunda División. Tribunas calladas, sin ruidos ni cantos. Sin ambiente.
 
¿Cómo actuar de cara al futbol vigilante, sigiloso, "moderno"?

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...