lunes, diciembre 27, 2004

La familia de gansos

La tradición navideña de Alemania es comer ganso rostizado. La carne es más dura que la de cualquier ave, pero cocinada bien puede saber a un delicioso pichón. Se acompaña con col roja y albóndigas de papa con harina.

Este 24 y 26 comimos ganso. Así como nosotros, debió de haber unas 14 millones de familias que comieron uno en estos días, tomando en cuenta que Alemania es un país de 80 millones de habitantes y que las familias se reúnen para la cena de Navidad en conjuntos de unas cinco personas. Unos 14 millones de gansos.

Mi suegra compró uno en una tienda 'bio' y el 26 el tío de mi novia compró otro, también en una tienda 'bio'. Bueno, de hecho, era la misma tienda 'bio'. Los gansos sabían rico, no tenían mucha grasa como normalmente acostumbran tener (quizás por lo 'bio' de las tiendas, ya que seguramente fueron dos aves vegetarianas. Que contradcción, dos aves vegetarianas que son devoradas por carnívoros ávidos de tradiciones navideñas) y los disfruté.

Sigo pensando, bueno, seguimos pensando los que comimos ese ganso, que quizás ambos eran primos, o hermanos. De 14 millones, quizás nos tocó una familia de gansos. Qué terrible coincidencia.

Creo que hay algo que me molesta de ser carnívoro, y es pensar en los sentimientos de una familia, aunque sean unas pobres aves que alguien más se habría comido.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...