lunes, diciembre 06, 2004

Sin rayos de esperanza.

El único lugar donde no se puede saber dónde está el sol es en Berlín. O, bueno, en los países nórdicos. Amanece y el cielo está gris. Llega el mediodía y sigue gris. Y, para hacerlo peor, anochece a las 16:00. Y nunca vimos dónde quedó el astro rey.

Una fotografía de la ciudad de Berlín, y seguramente de Londres, París, Ámsterdam y las demás, sería con seguridad la misma a cualquier hora del día, así que no hay que apresurarse a salir con la cámara.

Es verdad, las nubes no se mueven, parece que vivimos dentro de una pintura. No hay sombras, no hay contrastes fuertes, no hay vida. Si tan sólo los árboles conservaran sus hojas para salpicar con tonos diferentes el ambiente...

La luz artificial de la casa no basta, es sólo una forma de acentuar que afuera está gris.

No hay energías para hacer nada.

Contradicción: los países del trópico y donde está el sol, sobre todo en África, no tienen que comer, aunque sus tierras son fértiles. Ahí se podrían aprovechar las bondades del clima. Y en los países europeos, en los nórdicos, ésos que están en los primeros lugares del Índice de Desarrollo Humano de la ONU, ésos que se llaman Primer Mundo, donde no hay sol durante seis meses, donde está esa falta de vida, siempre hay que comer, siempre hay trabajo.

Parece que hay que aprender a vivir con lo que sabemos que nos hace falta.

El mundo está lleno de injusticias.

Yaotzin (desde la camita).

1 comentario:

Admin dijo...

Wow, what a great site. I will bookmark this site and return often. It's nice to see sites like this.

Please visit my website and let me know what you think. Secret Confession

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...