martes, diciembre 21, 2004

Siempre hay una primera vez

Después de seis meses de estar aquí y por primera vez después de dos años y medio de contacto con Alemania, alguien en la calle me habló en turco.

Mis amigos mexicanos y otros me habían preguntado ya si no me han confudido frecuentemente con turco, sobre todo ahora que estoy viviendo en el barrio turco de Berlín, Kreuzberg, pero yo les había contestado que no. Mis rasgos, aunque con cejas gruesas, piel morena y barba tupida podrían parecer de un turco, no lo son por dos sencillas razones, el cabello largo y lacio y los ojos más pequeños que los de los turcos.

Pero aún así pasó. Y en la calle un tipo me habló en turco y no entendí nada. Me preguntó si era de Turquía, Irán o de algún país árabe, y cuando le dije que hablo español se dio la media vuelta y se fue.

Chingueasu...

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...