jueves, mayo 12, 2005

* Música en las calles

Algo raro está pasando en Berlín. Y vaya que ya es raro que algo raro pase.

Cada día que me subo al metro o al tren suburbano hay un grupo de músicos que entran a los vagones a pedir dinero. Y sí, es raro porque eso no pasaba aquí y porque no es un tipo tocando cualquier instrumento y pidiendo dinero, sino son cuatro o cinco.

En casi cualquier línea aparecen estos individuos que por su fisonomía podrían ser turcos, pero que por alguna razón empiezan diciendo alguna frase en español como "que dios los bendiga" u "hola, hola amigos" con un acento de otro país. Los turcos no tienen ninguna relación con el español y en todo caso en una ciudad como Berlín un extranjero hablaría primero inglés.

Todo esto pasó de un día a otro como si un líder de los pobres, como sí pasa en México, les hubiera dicho "ándenle güevones, a trabajar que si no no se ganan su pan del día". Y ahí los tienes, cantando en los vagones de los trenes y molestando los castos oídos de los alemanes. Y es que no se trata de que ellos toquen música mala, porque con todo y su desorganización un poco de violín o de buena música del este de Europa (así como Traband o la música de Underground) pueden sonar bien, pero es que los viejos alemanes no están acostumbrados a dos cosas: ni a dar dinero en la calle a sus pobres, ni a tener un ruidero en los vagones que no les permite leer.

Pero eso sí, hay que decir que esos pequeños grupos pronto se van a ir a la quiebra. No es tanto porque los alemanes no los aprueben y se quejen de ellos, porque seguramente ya hay miles de quejas en las oficinas de la empresa que administra el Metro y el Tren Suburbano, sino que estos extranjeros pasan a pedir limosna en grupos de cuatro o cinco personas.

¿Cuándo se ha visto en un país de América Latina que más de dos personas pidan limosna en conjunto? sólo cuando hacen un acto circense en la calle y uno de ellos se adelanta con la lata de monedas, pero de ahí en fuera no se necesitan tantas personas para pedir un euro o unos centavos en un vagón.

Yo les recomendaría a esos pordioseros mexicanos que tienen un acordeón colgando con una armónica atornillada a la altura de la boca, un vaso monedero de un lado y un pandero del otro.

Para pedir, las clases están en mis tierras.

Yaotzin.

3 comentarios:

Marta dijo...

Pero... son del Este? O del Sudeste? O turcos? O kurdos? O gitanos? ups, perdón, esta palabra no se puede usar en Alemania.

Por qué hablan en castellano? Piensan que así pueden "remover" más a la gente?

Te contaré que la semana pasada vino un alemán en bicicleta a mi casa (Bonn) a pedir plata.

Y yo creo que la situación va a empeorar cada día más si la economía no levanta.

En Rhenania sí se ve mucho mendigo alemán. Y no sólo los de la estación de tren, que más bien sufren de alguna adicción (drogas, alcohol, pobrecitos), sino gente que se quedó sin trabajo y sin techo. Los llamados Obdachlose = sin techo.

Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...