miércoles, septiembre 27, 2006

La traducción como método de ¿supervivencia?

Oh, lamento la ausencia.

Este buró de corresponsalía en Berlín tuvo que moverse unos días a Hannover para labores de traducción. Tuve que cerrar mi endemoniada computadora, como la llama cariñosamente mi mujer por las horas que me mantiene hipnotizado, para cambiar de ciudad temporalmente.

La situación está así: los corresponsales extranjeros cada vez trabajan más en la modalidad de "periodistas libres". Y no es un título noble, aclaro. Así somos dueños de nuestro tiempo y trabajamos para quien queremos y cuando queremos. Pero también hay épocas de vacas flacas. Y como después del Mundial Alemania volvió a ser nada en mi periódico, tuve que elegir ocupar mi tiempo de otra forma.

Cerré la tapa de mi laptop, limpié mi escritorio y salí de mi querido y soleado barrio de Kreuzberg hacia Hannover, a la feria de Autóviles, la IAA, a hacer servicios de interpretación del alemán, inglés y francés al español. Alguien se acordó de que hablo estos idiomas y se le hizo fácil ofrecerme el empleo temporal. Y yo, con el poco dinero en la bolsa que tengo, no dudé en dar el sí. Tampoco soy muy difícil de convencer.

El problema fue que subestimé el lenguaje técnico y que para hacer las traducciones a dos españoles que vinieron a Alemania a esa feria, tuve que ocupar un lenguaje de niños: "el metal que cruza por debajo de la carrocería no está soldado en dos diferentes partes", que en español correcto sólo sería "lateral platinado".

Sufrí. Sufrí mucho. La cabeza terminó dándome vueltas. De muy poco me sirvió utilizar las herramientas que a diario uso para mi labor periodística en Berlín. Hasta el español era otro. Yo sólo quería que esos días terminaran.

Dos cosas: en Europa uno es muy poco con un solo idioma y, dos, tengo que encontrar cómo vendo mejor mis textos. Este periodismo libre es una cuestión de mercadotecnia y no puede ser que la reforma de salud que divide al gobierno alemán, la conferencia islámica o la cancelación de la obra de Mozart no le interese a México.

Manos a la obra.

Yaotzin.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...