lunes, marzo 10, 2008

Berlín a pie

Llevamos ya casi una semana sin transporte urbano. No metro, no autobuses, no tranvías. En Berlín, la capital europea de la cultura, la ciudad que rige el alcalde gay más popular del mundo, la sede de una de las jefas de gobierno más poderosas del planeta, el lugar donde fue la final del Mundial de Futbol del 2006, aquí, hoy, todos andamos a pie.

Bueno, menos los que tienen auto, claro.

Los trenes suburbanos funcionan y van tan llenos como las estaciones de metro de Hidalgo y Pino Suárez de México en hora pico. Hay que empujar a la gente para que las puertas cierren. Ándele señora, ándele, que las nalgas se le quedan fuera. Adentro, las narices se pierden en las axilas. Hoy esta ciudad civilizada de primer mundo está sucumbiendo a las presiones del sindicato de transporte público. Pronto nos pareceremos a Francia.

Las calles están llenas de gente. Además estos días hace un clima increíble y con más razón la gente sale. Felices, sonrientes, parece que a nadie le importa mucho caminar. Sólo que no le digan que el tren suburbano se retrasa porque entonces comienzan los gritos. Las bicicletas se rebasan unas a las otras porque los carriles hechos para ellas están tan llenos que no queda espacio para estarlo compartiendo. Una mamá que seguro no tiene auto y no puede caminar con sus hijos en carriola doble hasta la estación más cercana de tren suburbano prefiere amarrarse a uno en el pecho y a poner al otro en la canastilla de detrás, se trepa a la bicicleta y comienza a pedalear. No me quiero imaginar si se le cruza alguien por ahí que la haga perder el equilibrio, ¡pobre de los chamacos!

Yo camino, camino y camino. Las pezuñas ya me duelen y la lonja me baja de tamaño. Yo no tengo bicicleta y ya he estado pensando en rentar una, pero con tanto salvaje rebasándose ahí no sea que me vayan a tirar o dejar a merced de un auto también encabritado. Pero así está bien, escucho radio, disfruto las olas de personas y empujo a la gente en el S-Bahn, el tren suburbano, para poder embutirla adentro de un vagón.

Berlín a pie es divertido.

lunes, marzo 03, 2008

México está en chino

Apenas llevo tres años y medio fuera de México y siento que ya fue una eternidad.

Y lo siento más después de ver que un periódico mexicano publica en chino. Este periódico, El Financiero, tiene una pestaña en su página de internet que dice "Chino", a la cual le di click y he aquí lo que aparece:

金融在线非常感谢您对我们中文版网站感兴趣,但是非常抱歉的是从今天开始,将中止中文版新闻的发布,如果您认为有必要继续通过发布中文的新闻译稿的话,请发送邮件到以下地址:contacto@elfinanciero.com.mx 或者 gflores@elfinanciero.com.mx 感谢您的理解和支持.

El Financiero en Línea agradece infinitamente su interés por nuestro sitio
web publicado en Mandarín. Sin embargo, lamentamos informarle que a partir del
día de hoy, se suspende la transmisión de información. Si usted considera que es
importante que sigamos informándole a través de este idioma por favor, no dude
en hacérnoslo saber a los siguientes correos electrónicos:
contacto@elfinanciero.com.mx y/o gflores@elfinanciero.com.mx Por su atención y
comprensión, gracias.

Llegué a estas conclusiones:

1.- Un chino se filtró ilegalmente en el cuerpo de redactores de ese importante periódico mexicano y empezó a publicar en chino.

2.- Los mexicanos están muy cabrones y muchos ya empiezan a hablar chino (¡qué demonios estoy haciendo yo en Alemania!).

3.- México va a reportar sobre los Juegos Olímpicos... ¡en Chino y en directo!

4.- Los chinos se interesan por la economía mexicana.

5.- La liga se quedó activada desde el Día de los Inocentes, el 28 de diciembre.

Y.

PS. Para las almas perdidas, me gustaría dejar en claro que México tiene una lengua oficial (el español y no el mexicano, como muchos piensan) y más de 50 lenguas indígenas (ninguna de las cuales, tristemente, es hablada por nosotros los mestizos).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...