Los Siete Durmientes: el día del juicio alemán

En Alemania mañana es como el día del juicio final.

Es el 27 de junio, el día de los Siete durmientes, los Siebenschläfer, un día en el que se supone que se determina el clima para las siguientes semanas. Y esto es importante. Estamos en verano y es la temporada que todo mundo espera. Todo mundo quiere sol, quiere salir temprano del trabajo e ir a las playitas del Spree, cenar afuera, tomar una cerveza en la calle.

Yo soy de esos.

Por eso estamos temblando casi. Una vez que veamos cómo amanece mañana estaremos más tranquilos. Las predicciones meteorológicas indican que estará bien, que no lloverá. Ya es ganancia. Pero para las predicciones, mi papá, quien se asomaba a la ventana, veía una nube y decía que iba a llover. Y llovía.

Se dice que si en el día de los Siete Durmientes llueve, las siguientes siete semanas lloverá: Siebenschläfer Regen - sieben Wochen Regen.

Así las cosas.

Estos últimos días ya estamos sufriendo un poco porque cada domingo vemos las predicciones de la semana que nos dicen "parcialmente nublado", "nublados", "lluvia", "tormentas" o, peor, "frío y tormentas". Algo que se llama Schafskälte, frío de ovejas (aquí un bonito texto en francés de una colega). Cuando alguien ha pasado un otoño ventusco y lluvioso, un invierno frío y tapado de nubes, y una primavera que entra que no entra, el verano es la única esperanza que queda.

Más allá de un fenómeno meteorológico, es religioso.

La leyenda dice que los Siete Durmientes datan del Siglo 5. En la tradición latina eran Constantino, Dionisio, Juan, Malco, Martiniano, Maximiano, y Serapio. Fueron perseguidos por el Káiser Decio y encerrados en una cueva. Durmieron por 195 años hasta que un 27 de junio fueron despertados por casualidad y presenciaron la resurrección de los muertos.

En Alemania el tema ha sido tema del todavía creíble semanario Der Spiegel, que hace más o menos una década investigó el tema de los Siete Durmientes y llegó a la conclusión estadística de que ocho de cada diez veranos se cumple la profecía. Es un día de juicio, pues. Más exacto (como se acostumbra por acá): un 67 por ciento de los veranos es mal clima.

Y yo, como extranjero, más o menos puedo atestiguar algo. Llegué en 2004 y ese verano, así como el del 2005, llovió. El 2006, cuando tenía que decidir si me quedaba en este país más tiempo, fue un verano espectacular. Copa mundial de futbol, 39 grados estables durante más de un mes, multiculturalidad, todo. Me quedé. Desde entonces, cada verano ha llovido.

Las corrientes polares del norte y del Mediteráneo sólo se reconcilian una vez cada ocho años, así que si mañana no está bien el clima, tendré que esperar seguramente hasta el 2014 para que, de acuerdo con la estadística, me toque un buen solecito.

Pero igual me voy a tomar mi cerveza a la calle.

Los Siete Durmientes: el día del juicio alemán Los Siete Durmientes: el día del juicio alemán Reviewed by Yaotzin Botello on 6/26/2009 08:25:00 PM Rating: 5

2 comments

Juan said...

Mira que he estado tiempo por allí y no conocía esa "profecía". Gracias, siempre se aprende algo, sí quieres echa un vistazo a la guía que ha hecho Unlike.net con infinidad de tendencias culturales en:
http://www.minispace.com/es_es/projects/mini-city-guide/berlin/?utm_source=s_ja_157

A lo mejor descubres algo nuevo y sorprendente jeje
Un Saludo y espero que gefählt dir/euch :D

Wika said...

¡pero ahora tienes que decir que parece que los siete se equivocarón esta vez y que hace un chingo de calor desde la profecia!
Saludos sudados desde el norte del país.

Medidor