Ideas de negocio en Berlín: peluquerías (amables)



Hay días como un sábado lluvioso por la tarde en el que uno quiere hacer varias cosas como desayunar tarde, leer periódicos, ir de compras o ir a cortarse el cabello.

Pero cortarse el cabello de manera espontánea es lo más difícil que se me pudo haber ocurrido, y podría ser una empresa que alguien con más vocación podría hacer.

De siete peluquerías que visité, ninguna me pudo atender. La visita a la primera: un pequeño local con dos sillas vacías. La mujer, aparentemente la dueña, habla por teléfono. Sale a la calle, se sienta en el escalón de la entrada y sigue llamando. Yo paso por ahí, hago algo en otra tienda y a la peluquería. En ese momento la mujer se mete, pero sigue hablando. Abro la puerta y se retira el iPhone de la oreja. Amablemente me escucha: ¿me podría corar el pelo ahora? Y ella murmura si puedo regresar en 30 minutos, se pone el iPhone de nuevo en la oreja, se da media vuelta y sigue hablando.

La siguiente peluquería: a unos pasos de la anterior. Seis lugares disponibles, uno ocupado. Una mujer se hace pintar el cabello y el peluquero que la atiende me voltea al verme entrar. ¿Usted cree que me podría cortar el cabello ahora? No, me dice lapidario. ¿No? No, ahora estoy ocupado, si quieres regresa en una media hora.

La siguiente, una que parecía segura. Eran casi las 6 del sábado, hora en que muchos negocios cierran, pero por internet encontré una que cerraba a las 8. Voy ahí, relativamente cerca de la casa. Estoy a punto de abrir la puerta y veo que tienen un letrero: “excepcionalmente hoy cerramos a las 6, esperamos su comprensión”. Eran las 5:50. Adentro 8 lugares, sino es que más, y una sola mujer atiende a un solo cliente, a quien ya lo está terminando. ¿Usted cree que me puede cortar todavía el cabello? No, lo siento, hasta el lunes trabajamos de nuevo.

Debo decir que lo único que yo quería era una despuntada. Ya más o menos me acostumbro a estos cortes de cabello exprés. Si me lo hacen seco, en 15 minutos estoy listo. Habría esperado que alguno de los peluqueros me preguntara por lo menos eso, por curiosidad o para ver si se ganan unos 15 euritos extra (algunos hasta 20).

Me voy a la peluquería de al lado que, ya de entrada, dice que cierra a las 6. Eran las 5:53. Adentro 5 sillas para atender, una sola mujer atiende a su último cliente. También parece que ya van a terminar. ¿Cree que me podría cortar el cabello? No, ya voy a cerrar, pero el lunes trabajamos de nuevo, sólo hay que esperar un día.

Un gran problema es que yo la siguiente semana no tenía tiempo y que antes había estado enfermo, por eso la prisa del sábado. Pero a esa hora ya era casi imposible encontrar algo, así que llegué a un estado de resignación. Yo seguiría teniendo estos cabellos tipo José Luis Rodríguez, el “Puma”.

De regreso a casa me acordé de tres peluquerías más que estaban por el camino. Paso a la primera: 5 sillas vacías y un hombre detrás de la caja. ¿Pued…? No, a esta hora ya no.

La siguiente: 6 lugares y una mujer que, de verle la cara, parecía ya la mujer más pesada del mundo. ¿Ustedcreequemepuedecortarelpelorápido? Uy, no. Tendrías que sacar cita y la próxima semana ya está toda llena. Mejor llama.

Voy camino a la última. La resignación se había transformado curiosamente en una tozudez. Entonces llego al local, luces prendidas y un letrero en la puerta que dice que cierran a las 8. Perfecto. Hay 7 u 8 lugares vacíos, uno ocupado por un cliente. El que corta el cabello se va detrás del mostrador. ¿Todavía me puede cortar el cabello? I’m sorry, I don’t speak German (uh que la chingada, además comprobando los clichés de Kreuzberg). Y entonces le pregunto en inglés si todavía me puede atender. Me dice que no, que el lunes. Le digo que yo no puedo el lunes, y que lo mío sería rápido. No, I can’t, sorry, me dice.

Me haré unas trenzas tipo Heidi para protestar.
Ideas de negocio en Berlín: peluquerías (amables) Ideas de negocio en Berlín: peluquerías (amables) Reviewed by Yaotzin Botello on 10/06/2012 09:39:00 PM Rating: 5

2 comments

Wika said...

Quiero ver las trenzas. Quizás se ponen de moda luego.

Elba Quintero said...

Yo por eso mejor decidí cortarme el cabello yo sola. Youtube es perfecto para eso jejeje. Saludos!

Medidor