jueves, septiembre 28, 2006

El proceso del periodismo de corresponsalía: ¿cuándo tienen importancia los sucesos?

Esto seguramente consta de muchas partes. ahora sólo hablo de mi experiencia de estos últimos días en que he estado tratando de reactivar la oficina de Berlín.

La semana pasada estaba ocupado con la traducción-interpretación del lenguaje camionero en la Feria de camiones de Hannover, pero aún así me dio tiempo de mandar una agenda a mis editores para que consideraran las previsiones de esta semana y podamos retomar el trabajo.

Y la cosa está así:

El periodista corresponsal hace una lista de eventos, ya sea conferencias de prensa, entrevistas u otros hechos que ya se sabe que pasarán. Se podrían llamar previsiones, para que los editores en México los tomen en cuenta y noten lo que está pasando o podría pasar en Alemania. Uno de mis eventos fue la Primera Conferencia sobre el Islam, ocurrida ayer miércoles 27.

Yo pensé que era importante. No recibí respuesta. Pensé que tendría que buscarme otra feria comercial para ir a hacer traducción.

Llegó esta semana. Yo sentadito a mi escritorio, donde tengo una linda computadorcita con decenas de programas que a menudo me distraen. El más nuevo es uno de ajedrez que me dieron cuando me metí a un curso casi casi por error. Ahora mato mi tiempo libre con ajedrez y a veces quedo en jaque. Eso lo tocaré en otra entrega. Ahora estaba preparando la Conferencia sobre el Islam, aunque mi periódico ni sus luces, como decimos en México. No me habían respondido, no les interesaba nada, no había retroalimentación, no sé. Me fui a una plática con el presidente de los musulmanes en Alemania y volví a ofrecer algo. Pero nada. Cancelaron una ópera de Mozart en la que hay una escena donde aparece Mohamed degollado. Sí, Mohamed el profeta de los musulmanes. Los alemanes pensaron que con esta obra artística los musulmanes sacarían su radicalismo islámico y empezarían a bombardear Berlín. Y como ya no quieren más bombas por acá, pues decidieron cancelarla. "Muchos periódicos también decidieron no publicar la caricatura de Mohamed por temor a represalias, ¿cómo no puede haber una ópera que decida hacer lo mismo?", dijo uno de los líderes musulmanes respecto al debate de si se debió o no quitar esta ópera de la programación mensual.

Bien, pues volví a ofrecer algo sobre el caso de la ópera, que parecía tener un poco de explosividad. Fuera de la importancia que tiene por la relación de todo el mundo con los musulmanes, era lo que estaba saliendo en todos los medios de Alemania. Había que reportar algo, eso es lo que se dice aquí, es de lo que se habla. La respuesta a mi propuesta del martes por la noche fue más silenciosa que yo tratando de ir al refrigerador a la medianoche.

Llegó el miércoles, día de la Conferencia sobre el Islam y volví a ofrecer mi texto. Esta vez llamé por teléfono porque los correos no habían sido contestados. La relación con mis editores es por correo electrónico. Aunque el teléfono funciona mejor y hay respuestas más rápidas, siempre que llamo me dicen "OK, parece interesante, ¿nos puedes mandar una propuesta por correo y te la contestamos?". Entonces llegamos a lo mismo. Y esta vez fue así. Llamé y ofrecí el texto de la Primera Conferencia sobre el Islam y después terminé mandando un correo que me contestaron con el siguiente mensaje, uno de los asuntos principales del tema que trato hoy:

"Yaotzin, muchas gracias, pero no nos lo llevaremos porque ayer el periódico XXX (la gran competencia del mío) sacó un texto muy interesante sobre la cancelación de la ópera".

$%&#$$%/#

Guat de jel?

1.- Ahora cualquier tema que tenga que ver con Mahoma (más si es el Mahoma decapitado de la ópera), Islam, musulmanes o algo parecido, tiene un grado de importancia máximo. Y más si es la forma en cómo se los piensa integrar en Occidente, que es justo lo que hace Alemania en este momento.

2.- Ofrecí este tema varias veces y con anticipación, y nunca me hicieron caso.

El mayor problema ahora era que mi periódico no quería tomar más la información porque la competencia ya la traía. "La dirección nos preguntará porqué l o llevamos si la competencia ya lo manejó", me dijeron. Pues sí, pero ¿Y LOS LECTORES? yo conozco a pocos mexicanos que leen periódicos, conozco a uno o dos mexicanos que por motivos de trabajo leen dos periódicos a la vez. Pero no conozco a nadie que tome los dos periódicos que son competencia entre sí y que se dirigen al mismo tipo de público (yo tomaría dos periódicos muy diferentes entre sí si quiero estar mejor enterado) para ver lo fue publicado o no de Alemania.

Si hay alguien por ahí en el ciberespacio que lee lo que mi competencia publica, que levante la mano.

Creo que es un atentado contra los lectores no ofrecerles información de primera mano, máxime si ésta es renovada y más investigada.

Conclusión: insistí en vender este texto porque traía cosas muy diferentes y porque, prácticamente, implicó el trabajo de una semana de preparación y al final lo consideraron importante y me lo compraron de última hora. Me dio mucho gusto saber que hay espacio a la recapacitación y que al final logramos una especie de entendimiento.

Pero, bueno, al final, ¿para qué son los blogs si no para publicar estas demandas, quejas y, claro, los textos que no me publican en mi diario?

Yaotzin.

miércoles, septiembre 27, 2006

La traducción como método de ¿supervivencia?

Oh, lamento la ausencia.

Este buró de corresponsalía en Berlín tuvo que moverse unos días a Hannover para labores de traducción. Tuve que cerrar mi endemoniada computadora, como la llama cariñosamente mi mujer por las horas que me mantiene hipnotizado, para cambiar de ciudad temporalmente.

La situación está así: los corresponsales extranjeros cada vez trabajan más en la modalidad de "periodistas libres". Y no es un título noble, aclaro. Así somos dueños de nuestro tiempo y trabajamos para quien queremos y cuando queremos. Pero también hay épocas de vacas flacas. Y como después del Mundial Alemania volvió a ser nada en mi periódico, tuve que elegir ocupar mi tiempo de otra forma.

Cerré la tapa de mi laptop, limpié mi escritorio y salí de mi querido y soleado barrio de Kreuzberg hacia Hannover, a la feria de Autóviles, la IAA, a hacer servicios de interpretación del alemán, inglés y francés al español. Alguien se acordó de que hablo estos idiomas y se le hizo fácil ofrecerme el empleo temporal. Y yo, con el poco dinero en la bolsa que tengo, no dudé en dar el sí. Tampoco soy muy difícil de convencer.

El problema fue que subestimé el lenguaje técnico y que para hacer las traducciones a dos españoles que vinieron a Alemania a esa feria, tuve que ocupar un lenguaje de niños: "el metal que cruza por debajo de la carrocería no está soldado en dos diferentes partes", que en español correcto sólo sería "lateral platinado".

Sufrí. Sufrí mucho. La cabeza terminó dándome vueltas. De muy poco me sirvió utilizar las herramientas que a diario uso para mi labor periodística en Berlín. Hasta el español era otro. Yo sólo quería que esos días terminaran.

Dos cosas: en Europa uno es muy poco con un solo idioma y, dos, tengo que encontrar cómo vendo mejor mis textos. Este periodismo libre es una cuestión de mercadotecnia y no puede ser que la reforma de salud que divide al gobierno alemán, la conferencia islámica o la cancelación de la obra de Mozart no le interese a México.

Manos a la obra.

Yaotzin.

viernes, septiembre 01, 2006

Los desempleados contra al-Qaeda.

En Alemania existen tantos desempleados que al gobierno Federal se le ocurrió que podría ocuparlos para seguir los pasos de Al-Qaeda, ¿una idea desesperada o una propuesta con algún sentido útil?

Bueno, si yo fuera un desempleado alemán sólo tendría dos opciones, sentirme emocionado por ser considerado para la lucha contra el terrorismo y para liberar a mi país del mal haciendo labores de agente secreto; o sentirme una basura porque me daría cuenta que mi gobierno no sabe hacer nada con gente desempleada como yo, sólo enviarme a la guerra sin fusil. Pero, bueno, no soy ni alemán ni desempleado.

La fabulosa idea de esto vino del ministro de Transportes alemán, Wolfgang Tiefensee, quien dijo que algunos de los 4 millones 300 mil desempleados podrían convertirse en patrullas desarmadas para vigilar los trenes y autobuses del país. Tendrían que buscar equipajes y personas sospechosos, a la manera de los ‘marshalls’ estadounidenses, vestidos de civiles pero sin armas. Pero, la verdad, yo prefiriría trabajar para la BVG (la empresa administradora del transporte público), que contrata a controladores de boletos que se mueven como agentes secretos. Son personas vestidas de civil que se suben al metro, tranvía o autobús y que, en cuanto se cierran las puertas para iniciar el trayecto a una parada, saltan de sus asientos o de donde estén y gritan "sus boletos por favor". Esos tipos dan mucho miedo y, además, terminan muy felices cuando salen de un vagón con una persona sin boleto. La diferencia con los marshalls es que los de la BVG no corren peligro.

Dig0 lo anterior porque lo mismo pasa con el gobierno. No se les ocurre qué más hacer con los desempleados. Se piensa que podrían ocupar su tiempo para dar lecturas en voz alta a pacientes en coma hospitalizados o que podrían vigilar las escuelas de las zonas problemáticas de Berlín. Pero no, eso no bastaba, ahora podrían convertirse en el terror de Al-Qaeda. Y como la cifra de desempleados es muy alta en Alemania, entonces el país estaría más seguro que cualquiera del mundo.

Toda esta discusión comenzó porque el 19 y 24 de agosto pasados fueron capturados los dos presuntos terroristas que habían puesto bombas caseras en trenes alemanes, lo que desató una alarma en el país por las medidas de seguridad que se han seguido y que se deben de seguir. Poner cámaras como se hace en Londres o poner marshalls como en Estados Unidos no es la opción, ocupar a los desempleados para vigilar el transporte público, sí.

Y.

  • “Siempre estamos buscando posibilidades provechosas para que los que reciben ayuda social del Estado”, dijo Wolgang Tiefensee (del SPD).

  • “Los que reciben ayuda social como omnipotentes, desde recogeespárragos hasta cazaterroristas. Es una idea que toma en cuenta de una forma infantil la amenaza terrorista en Alemania”, señaló el presidente de la Asociación Federal del Crimen, Klaus Jansen.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...