martes, septiembre 09, 2008

Nueva Patria

¿Qué se necesita saber para poder establecerse en una nueva patria?

¿Quién necesita saberlo?

¿Cuándo?

Hay cosas muy lógicas que uno debe de saber antes de tomar un país como un nuevo hogar. Entre ellas está el idioma, claro, si se trata de un país diferente de América Latina o España.

Claro que uno tendrá que saber, si está en Kenia, cuáles tribus hay para poder entender las diferencias de la gente; si está en Canadá que en invierno con el factor viento hay hasta menos 40 grados centígrados y, si está en México, que cuando un policía pide para el chesco no se refiere al pago de una multa en la Oficina Central de Licencias.

Esto está claro. Y mucho de esto se aprende en la calle, o con los nuevos vecinos, o con la novia, el novio, según el caso. Pero en Alemania el Estado nos viene a poner un examen en el que tenemos que contestar preguntas tipo Maratón (me refiero al juego de mesa) que no sirven ni para hacer una plática de sobremesa.

Hay preguntas que son ridículas, hay preguntas que son difíciles y hay preguntas que no estaría mal saber, pero, en general, repito, ¿ayudan en la vida diaria? No tengo todos los ejemplos aquí, porque además varían en cada Estado Federado. Aquí algunas de Berlín:

Por favor, ¿cuál Estado es Berlín? Dice en español. Cualquiera que haya llegado como inmigrante a Berlín debería de saberlo, lo supongo, no sería necesario ni siquiera recordar los cursos de geografía. Pero, y si no se sabe, ¿hay algún error? Me imagino a una madre turca que no escogió vivir aquí pero que por razones familiares (el marido como trabajador inmigrante) tuvo que venir sin habérsele preguntado.

Uno de los principales fines del examen de ciudadanía, como se lo llama, es hacer a los seres humanos inmigrantes de Alemania en seres políticos, Ton Son Politikon, pero no sé si esto lo estimula o sólo provoca más rechazo. Obviamente un fin secundario de este examen sería lograr una integración (como si por saber dónde está Berlín yo me fuera a integrar más fácilmente con los berlineses).

Una pregunta capciosa:

¿Cuál de los Senadores no hay en Berlín? Finanzas, Interior, Relaciones Exteriores o Educación.

Si uno conoce la capital, en el lugar 50 de 500 en la lista de preferencias de inversión (¡de 500! ¡cómo una capital europea!), con un 15 por ciento de desempleo, yo elegiría la primera opción, "Finanzas". La respuesta correcta es la 3, Relaciones Exteriores, pero si ustedes hubieran visto cómo se ha comportado el alcalde actual, Klaus Wowereit (hay que hacer click en la imagen), parecería todo lo contrario.

El lema de Wowereit sobre Berlín: "Pobre pero sexy".

En fin, ¿alguien conoce los tests de ciudadanía que hay en otros países? ¿hay algunos que sean más instructivos o útiles?

2 comentarios:

Jesús González dijo...

Ya nos veo en unos años estudiando a fondo estas preguntas. Las cuestiones de tipo histórico, a un nivel general, me parecen importantes en este test. Si bien, no solamente los que en cierto momento quisieran la nacionalidad teutona sino una gran parte de la población mundial debería saber siquiera que hubo un muro que se derribó en el 89, que Adenauer fue un gobernante germano y que la Segunda Guerra concluyó en 1945, así, como por ejemplo, y valga la analogía, que México no está en Sudamérica o que el Che era argentino. Cuestiones de cultura general que efectivamente facilitan y hacen eficaz un proceso de integración.
Ahora, en cuanto a las preguntas de tipo burocrático, que tienen que ver con cuestiones específicas de administración y política a niveles internos, me parece que por lo general sobran, que su intención no es otra sino amedentrar al examinado, incluso confundirlo.
Se nota pues que el examen surgió tras incontables reuniones de la nueva tecnocracia alemana y que se divirtieron de lo lindo elaborando esas preguntas.
Pero bueno, al final para qué quejarse. Vuelvo al inicio: no nos quedará más que meter las narices en los libros.
Saludos.

Brenda Fernández dijo...

Acá en Argentina por suerte no hay test de ciudadanía. Si lo hubiera creo que muchos no pasarían... realmente muchos inmigrantes de países vecinos llegan en situaciones calamitosas y no tienen mucha idea de nuestro país.
A mí me parece bien que se les permita residir acá pero cuando tras apenas unos meses pueden acceder a la ciudadanía argentina (por ser ya ciudadanos del Mercosur) se torna un problema porque esa masa de gente que no tiene ni idea del país pero depende del clientelismo político para subsistir va a votar al que le de un sandwich sin pensar más nada. No se pueden tomar cosas así tan a la ligera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...