miércoles, noviembre 24, 2010

El miedo y su redefinición en tiempos de terrorismo

"Prohibido el terrorismo", tomada
del blog wirhabenkeineangst.de
"Soy peatón de una gran ciudad. Y si un estúpido conductor le aprieta al acelerador cuando cruzo la calle, eso es por mucho un peligro más grande", dice Mario Sixtus, un bloguero y periodista alemán.

Esas palabras fueron parte de una entrevista que se le hizo a razón del movimiento que fundó: "Wir haben keine Angst". En español: "Nosotros no tenemos miedo". El movimiento responde al estado de sitio que vive Alemania por las noticias sobre terrorismo.

Hace una semana se dio a conocer que había sospechas "concretas" de terrorismo en el país. Que los terroristas ya estaban en camino, sino es que ya estaban aquí. Que habría ataques en los tradicionales y concurridos bazares navideños. Que sería un baño de sangre, estilo Bombay. Que el Reichstag era otro objetivo.

Por esas alertas que se dieron y re-re-redistribuyeron por redes sociales y medios de información, salieron políticos a decir barbaridades como "si ven a tres personas raras en su barrio que hablan un idioma que no entiendan, repórtenlos", o "hay que prohibir el uso de celulares y computadoras en barrios árabes".

No se trata de cancelar el derecho al miedo, al terror, sino de ayudar a que no se propague. Después por ver a algún árabe en la calle ¿alguien va a llamar a la policía? Y mira que algunos mexicanos parecemos árabes, así que hasta México está incluido en este terror.

Al final todo es como la Vacas Locas (que hoy cumplen 10 años de su primera aparición), la fiebre porcina y demases. Too much ado about nothing.

Mejor disfrutemos lo que nos queda de vida viendo las fotos que ha puesto Mario Sixtos en su blog y la canción que interpreta Max Raabe sobre las vacas locas:





2 comentarios:

Enrique G de la G dijo...

¿Leíste a Nils Minkmaar el domingo en el FAS a propósito del terrorismo? Pocamadre, lo voy a postear cuando tenga chance...

Yaotzin Botello dijo...

No estoy seguro que haya sido él al que leí, pero si vi algo en el FAS. Fue justo lo que me ha llevado a pensar más sobre este miedo redefinido. Todo eso pasó en un café mientras un mesero preguntaba al aire "¿de quién es esta maleta?", señalando una maleta de viaje abandonada en el pasillo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...