jueves, noviembre 18, 2010

Torneo de ciencia en Berlín

101116 - Science Slam - YB - 25
En Berlín se pueden hacer muchas cosas excéntricas. Se puede ir un karaoke en un anfiteatro al lado de restos del Muro de Berlín organizado por un mensajero irlandés; se puede comer tlayudas en un restaurante mexicano; se puede ir a fiestas ilegales en edificios ocupados; se puede bailar tango, swing y chachachá; se puede uno meter a un monstruoso búnker de 5 pisos para ver arte contemporáneo; se puede ir a museos a la media noche o se puede, como lo acabo de hacer, ir a un Scienceslam, o torneo de ciencia.

Cuando mi colega D me invitó al torneo, no sabía qué esperar. ¿Tipos hablando de ciencia en un escenario a manera de competencia? Pues sí, me dijo. Así se hizo popular el hip-hop y así se conoce el concurso de clavadas de básquetbol, por ejemplo. Y con ese esquema de competencia, se ha buscado hacer popular a la poesía, que ya tiene sus torneos desde hace más años, y más recientemente a la ciencia.

“Así la gente puede entender lo que investigamos y además divertirse un poco”, me dijo la científica Julia Offe, la organizadora de los Scienceslams.

Una persona se sube al escenario, hace una presentación en Powerpoint –o sin nada- de su proyecto y busca explicarlo en 10 minutos. Pero no sólo es hablar por hablar, pues el jurado, escogido de entre el público, jóvenes en su mayoría, evalúa originalidad del tema, lo interesante que es, la claridad de la exposición y si logró entretener, e incluso divertir, a la gente.

Ahí se para una chica que explica sobre los sustantivos transitivos de la lengua Daakaka de Vanuatu. O el chico que quiere hablar de la evolución de las orquestas, pero que por falta de tiempo no terminó. O el otro chico mitad coreano, mitad alemán, que se ganó a la gente al asociar su tema de investigación sobre trabajo en equipo con el de una relación conyugal.

El sitio estuvo a reventar. Y no era chico. Se trata de una vieja sala de cine, el Lido, que fue transformado en club de DJ y sala de conciertos. Afuera se quedó esperando una larga fila de ávidos de la ciencia popularizada –que después supe que era de unos 150 personas porque una alemana desesperada por entrar los contó-.

Ái para la próxima, que es el 16 de febrero.

3 comentarios:

Enrique G de la G dijo...

Shit, me lo perdí.
¿Pero cuál es la diferencia entonces con las Nerd Nites? ¿Más conferencias y más breves o qué onda?
Mira esto: http://www.goethe.de/ins/us/lp/prj/toa/ool/kus/de6779812.htm

Yaotzin Botello dijo...

Es algo similar. La organizadora me dijo que paralelo -o incluso después de- los torneos de ciencia se han hecho otro tipo de competencias similares, que deben ser las Nerd Nites.

Chido, gracias por el link.

Sebastian L dijo...

Wow esta pocamadre! Estaría pocamadre saber sí hay algo en México así o no!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...