sábado, febrero 12, 2011

El Holy Wood de Berlín

'Madera sagrada'

Esta foto que se ve aquí remite inmediatamente a un lugar en California. Pero no es California. Se trata del Tiergarten, un parque real ubicado en el mero centro de Berlín.

La diferencia es prácticamente clara: este letrero lleva un espacio donde, originalmente, en California digo, debería de haber una “l”. En Berlín son dos palabras. Dos palabras que le dan otro sentido.

“Holy Wood” traducido literalmente quiere decir en español “madera sagrada”, y es justamente con eso con lo que juegan estas letras. Se trata de una intervención urbana del cineasta y artista alemán Ralf Schmerberg, quien busca iniciar una iniciativa de conciencia medio ambiental. De hecho, el nombre completo del proyecto es ‘Holy Wood, 10 mil árboles para Berlín’.

El artista dice que se trata de hacer reflexionar a la gente de la problemática de la falta de árboles en la ciudad. De esta forma se podrían plantar más y así se podría ayudar a compensar el CO2. O sea, mejorar el medio ambiente. Por cierto, el proyecto es apoyado por una empresa de energías renovables, Entega, que además dota de esas energías a todo el festival de cine.

También juega de una forma pueril con la Berlinale, el festival de cine de Berlín, que se realiza en estos momentos. Y aunque de alguna forma se evoca el mundo del cine, la fábrica de los sueños, ese lugar donde sólo brillan las estrellas, la referencia a Hollywood es también una burla: evoca, según el artista, “la decadencia, el gasto excesivo y la opulencia” que se vive en California.

Ya lo dijo el señorón Kevin Spacey ayer en una conferencia de prensa al presentar Margin Call, una cinta sobre la crisis financiera, que no importa cuán bueno sea el director, los actores o la historia: “si el cine no hace dinero con la película, a las dos semanas las retira de la cartelera y se busca otra para hacer dinero”.

Las ocho letras ocupan un espacio de 53 metros de largo y 13 metros de altura estarán ahí mientras el festival dure, es decir, entre el 10 y el 20 de febrero. Pero la conciencia por mejorar el medio ambiente deberá seguir ahí. El objetivo es que los ciudadanos empiecen a adoptar árboles. Que los compren, que los planten, que los cuiden, que piensen en ellos.

De acuerdo con estadísticas de la Asociación Alemana para el Medio Ambiente y la Protección de la Naturaleza (BUND), en Berlín hacen falta 10 mil árboles para compensar los efectos negativos del dióxido de carbono, el CO2.

¿Quién se apunta?

1 comentario:

marietta dijo...

Yooooooooooo!:D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...