Navidad y Año Nuevo sin celular

No, no es un propósito de año nuevo, es el viacrucis que me hace pasar la compañía Simyo.

Para ahorrar, decidí cambiar de compañía. Me ofrecieron mantener el mismo número de celular y eso me convenció. Hablar por esta compañía es casi tan barato como gratis.

Pero ahora estoy pagando las consecuencias.

Llevo una semana y media con mi número de celular inactivo. Quizás estoy perdiendo llamadas de trabajo y los fines de semana me estoy quedando seguramente sin fiestas. Esto último me lo agradece la Wika, aunque en realidad yo me estoy comiendo la almohada de coraje.

Creo que ya no estamos en una época en que uno ni siquiera renuncia voluntariamente a tener un celular. Este número telefónico se ha vuelto indispensable. Sustituye incluso ya el teléfono de casa, sólo que portable.

Un amigo de México DF que siempre se negaba a tener uno se la pasaba llamando de mi "payacel", como lo llamaba, y después de años terminó comprándose uno, y creo que lo hizo a regañadientes porque su teléfono era entonces un arma mortal, tan grande como esos Walki-Talkies de los años 70, ahora estoy seguro que está a la moda porque no hay de otra, estos aparatejos tienen muchas funciones que ya se nos hacen necesarias. Otro amigo mexicano en Alemania perdió su teléfono y aprovechó para deshacerse de él, pero pasaron dos años y medio y ya tiene otro número. Un amigo alemán se negaba y negaba hasta que al final heredó un armatoste del año de la canica y ahora se la pasa mandando mensajitos. E incluso la Wika, no muy amiga del celular, comenzó con uno que le regaló su papá y ahora conforme se vuelve una señortia más ocupada anda mande y mande mensajitos para organizar su vida mientras está en la calle.

En fin, necesario para mí, por lo menos.

Y esto que me hace Simyo es una tortura, ya no sólo porque me hace reflexionar sobre la utilidad de un celular, sino porque he descubierto cuán alemán me he vuelto. Ando quejándome todo el tiempo, mandando correos de protesta a la compañía y haciendo llamadas cada día. Ya recibí dos veces 5 euros por estarme quejando, lo que en parámetros alemanes debe ser una especie de victoria.

Espero que con esto logre reestablecer a la perfección el servicio de mi celular, aunque quizás el día que ya lo tenga prendido en mis manes me preguntaré ¿para qué chingaos lo quería?

Y.
Navidad y Año Nuevo sin celular Navidad y Año Nuevo sin celular Reviewed by Yaotzin Botello on 12/17/2007 01:48:00 PM Rating: 5

2 comments

Marta Salazar said...

y qué te pasó exactamente? te mandaron la tarjeta, pero no la activan? yo me muero sin celular!

lo siento!

Yaotzin said...

Me mandaron incluso dos tarjetas SIM pero ninguna sirve. No entiendo. Es un poco estúpido. Y llamo y un día me dicen que no hay gente que atienda todos estos casos, luego que hay problemas técnicos y luego que la red está sobrecargada.

Y fíjate que ya no sólo es perder llamadas importantes, sino que es desesperante no entender lo que pasa.

Sólo queda esperar.

Y.

Medidor