Un cachivache digital en lugar de una tonelada de libros cargando

FRANCFORT.- Eso de que uno deba de estar cargando una especie de Palm gigantesca en la que se puedan hojear centenas, no, miles de páginas de libros escaneados, todavía no me convence, pero es lo que plantean los chicos de Google y de algunas empresas de digitalización de libros aquí en la Feria del Libro de Francfort.

Por cierto, "digitalización" no debería de ser la palabra y ahora busco algunos sinónimos, pero parece que, como la palabra Internet, ésta ya se expandió como un virus y ya se usa para el registro informático o computacional de los anticuarios. Digitalizar querría decir, en un estricto sentido, hacer viable de ser tocado con el dedo ¿o me equivoco? ¿o soy purista?

Estoy sentado en la sala de prensa de la Feria del Libro, aquí donde internet es gratis y se pueden hacer estas cosas, como publicar digitalmente en línea. En las salas de la feria el acceso a internet cuesta como 60 euros el día, pero eso es el presupuesto que me dio mi periódico para comer estos dos días de feria, así que no me puedo sobrepasar.

Estuve buscando varios eventos que tuvieran que ver con la digitalización de los libros y no me encontré con uno, me encontré con muchos, al grado que estuvo saltando de uno a otro para ver si cada uno decía cosas diferentes. Palabras como eBooks, librerías virtuales, libros libres de derechos, PDF portátiles y hasta mapas de piratas digitalizados son muy comunes. Hay salones completos de locales que venden o promueven todas las formas de electrónicas de un libro, pero éstos todavía no puede ser comercializados tan fácilmente.

No es como la industria de la música, porque los librerios y anticuarios todavía luchan contra algo que las disqueras no pudieron justificar: el romanticismo de coger, hojear y oler un libro. Un tipo de una empresa de catálogos electrónicos me dijo que en Alemania la lucha todavía puede durar más porque la discusión abarca niveles políticos y socioeconómicos. Las pequeñas librerías y editoriales no quieren soltar los derechos de sus libros para la publicación de sus ediciones en forma electrónica porque se quedarían sin clientes.

Es una cuestión de percepción y movilidad, ¿bajar un libro en sábado por la mañana por medio de la computadora del estudio de la casa o salir a pasear, visitar una librería y tomar un café?

Un tipo de Google me dijo algo todavía más práctico: ¿quieres cargar cuatro mamotretos de química, biología o de Paco Ignacio Taibo, o prefieres tener una especie de Palm grandota donde puedes almacenar no sólo libros, sino periódicos en su formato original pero digital?

Yaotzin.
Un cachivache digital en lugar de una tonelada de libros cargando Un cachivache digital en lugar de una tonelada de libros cargando Reviewed by Yaotzin Botello on 10/06/2006 12:22:00 PM Rating: 5

1 comment

Leonardus said...

Ciertamente existen esos viejos románticos ridículos que prefieren tomar un café y cargar un ladrillo de papel a utilizar y degustar los grandes avances de la tecnología. ¡Pobres!

...aunque pensándolo bien la idea del café no es tan mala, pero ¿cuándo sale a la venta la versión impresa de "Berlin, el viaje culminante"?

Medidor