miércoles, diciembre 27, 2006

Cena en siete tiempos, de desempleado a chef.

También es posible en Berlín, no sólo en los mejores restaurantes de México o de Francia.

La versión corta de la historia es así: el tío de la Wika vivía en el desempleo, como muchos alemanes. Su día a día estaba financiado por la ayuda social del gobierno, que paga incluso la renta de un departamento. En su tiempo libre hacía trabajos de fotografía y empezó a hornear pasteles. Hasta que se le presentó la oportunidad de desarrollar sus habilidades de chef en un café con un trabajo más o menos formal. Ahora ya tiene empleo, cocina nueva y hace unas bacanales en su casa para experimentar sus nuevos platillos con nosotros.

Ayer, uno de los días post-navideños, nos invitó a disfrutar de una comida en siete tiempos. ¿Siete tiempos? vaya, no lo podíamos creer.

Debo decir que en los dos años y medio que llevo aquí, nunca he comido nada repetido en esa casa. Y esta no fue la excepción.

Traducido, el menú es un pequeño plato de tapas con tortilla de papa, ajo hervido, camarones asados y ciruelas envueltas en tocino, todo sobre una salsa de whiskey; 2.- ensalada de lechuga con queso de cabra flameado y un toque de miel; 3.- sopa de tres diferentes sabores, elote, pimiento y cilantro; 4.- hígado de liebre sobre una cama de rugola, manzana al horno como guarnición y cubitos de balsámico; 5.- rollos de pasta de salmón bañados de salsa de azafrán; 6.- filete de ternero acompañado de polenta y verduras hervidas y servidas a la mantequilla; y 7.- helado con salsa de moca, pedazos de chocolate amargo y granos rostizados de café.

Adentro de esos viejos edificios de la RDA en Prenzlauer Berg hay personas que tienen potencial para hacer muchas cosas, pero desgraciadamente todavía hay varias personas que prefieren vivir de la ayuda social del gobierno.

Por eso la tasa de desempleo en Berlín ha llegado hasta el 20 por ciento.

Yaotzin.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...