viernes, diciembre 28, 2007

El negocio con los muertos

En las calles de Berlín sólo hay jóvenes. Esto se ve ahora en invierno y, en verano, uyuyuy, ni se diga, en los parques las chicas y chicos desnudos son el más puro ejemplo de la vida.

Pero eso es Berlín.

En realidad me he enterado que Alemania desfallece, y que desfallece por viejo. Las cifras dicen que hay dos millones de personas que requieren de estar en un asilo. Para el 2010 se calcula que serían tres millones. Estas personas son las que podrían estar ahí regadas en el resto del país.

Y por su inminente muerte, el gobierno federal ya puso en marcha el retiro a los 67 años. Como en Alemania se producen pocos niños, con una pensión a los 65 años pronto no habrá quien financie al país.

Pero también con la inminente muerte de estos viejos a un empresario se le ocurrió hacer un canal de televisión, EtosTV. EtosTV será un espacio dedicado enteramente a los muertos. Nada de 1 o 2 de noviembre ni de Halloween, aquí serán los 365 días al año con la muerte en digital y a todo color.

Se prevé que el canal saldrá al aire en algún momento del 2008. No se sabe exactamente cuándo, ni si es pronto o más tarde. Pero eso sí, el concepto viene del empresario mediático Wolf Tilmann junto con la Asociación Alemana de Funerarias.

“No es un canal de muertos”, se defiende Tilmann, tratando de salvar la imagen de su creación ante los alemanes. Hay que ver que los alemanes no se llevan con la muerte como nosotros los mexicanos. A nosotros nos gusta bailar en su tumba cuando se mueren, pero a los alemanes les gusta pensar quién financiará al país.

De hecho, para no verlo como un “canal de muertos” o como un negocio con los muertos, Tilmann explica que en primer lugar EtosTV se dedicará a presentar reportajes sobre cementerios como lugares para pasear: “¿quién no va a un cementerio por hacer turismo, como en Montmartre, París?”, se pregunta en voz alta el empresario.

Claro, sí.

En segundo lugar, EtosTV presentará obituarios. Aquí es donde seguramente a Tilmann se le dibujan las eses del dinero en sus ojos. Tres millones de viejos en edad terminal en el 2010... por mmmm tantos euros… por mmmm tantos minutos de transmisión… es igual a… Tilmann dice que al año en la prensa alemana se publican 485 mil obituarios pero que en ellos no se da nada de información sobre los muertos. Dice también que sólo los famosos que se mueren reciben una atención mediática exagerada. “¿Por qué los seres normales como nosotros no?“, se pregunta.

Así que los obituarios televisados serán un video con imágenes de cielos, nubes, cementerios (pero no puestos de forma turística) y fotos o videos de la persona que se fue al más allá. Aquí abajo pongo una muestra que viene en la página de EtosTV pero, ojo, la empresa se dice que el contenido es protegido. Yo aclaro que me lo encontré en el dominio público, particularmente en YouTube:



Y, bueno, finalmente, el tercer rubro del canal será anunciar servicios para la comunidad, como donación de órganos o funerarias, entre otras cosas.

El concepto de la muerte vive mientras Alemania desfallece, ahora sólo queda la duda de qué más se podría transmitir en un canal que se dedica a ello.

¡Asústame panteón!

Y.

domingo, diciembre 23, 2007

¿Sección de Wifi o de no Wifi?

El próximo año Berlín comienza con las prohibiciones de no fumar. Es una afrenta a la sociedad civil. A nadie se le debe de prohibir nada. Los restaurantes son los que deben de decidir qué hacen con su negocio y claro que debería de haber opciones para los no fumadores.

Ya trataré este tema con más cuidado o humor, con más profundidad o superficialidad, pero por el momento dejo colgada esta ilustración que me encontré en el Le Monde de hace un par de días. Nos muestra claramente que cada generación se encuentra con algo que molesta y que, en el futuro, deberá ser prohibido.

Antes se podía fumar y pronto no. Ahora se puede navegar en internet y, quizás, pronto no. Y es que ir con una computadora a un bar o restaurante o café es una afrenta a la falta de socialización, a quitar el espacio que hay para comer, a sentarse con la computadora sin consumir productos del negocio, etc., etc., etc.



Y aunque la caricatura viene en un periódico francés, seguro que serán los alemanes los primeros que entrarán al juego de prohibir.

¿O los gringos?

Y.

viernes, diciembre 21, 2007

De cómo los alemanes canalizan sus ataques de compras navideñas.

Es increíble la tentación a la que uno cae. Las cosas que nunca hemos tenido de repente se visten de necesarias. Las ofertas hacen a las cosas todavía más seductoras. Llévame, llévame, dicen.

Hoy estuve de paseo por la Friedrichstraße, la calle más popular de Berlín para hacer compras. Todos los berlineses estaban ahí. Dejaron sus barrios pobres o alternativos para volcarse al de los escaparates. Hay tiendas caras y baratas, hay necesarias e inútiles, y en cada puerta se ve como resplandece el botón verde de la "grüne Taste", la tecla verde que dice "OK" para aceptar el cargo a la tarjeta.

Este consumismo sorprende en Berlín porque es una ciudad con un desempleo del 15 por ciento, muy alto en comparación con todo el país o con muchos otros países. Los habitantes son en su mayoría artistas o estudiantes que no tienen un gran poder adquisitivo que votaron a un gobierno izquierdista y que también votan por amor a los Verdes.

Pero hoy todos están en las calles. Hoy es una ciudad de consumo.

Eso sí, esa fuerza de compra es canalizada para otras causas. Las ONG, las grandotas y las chiquitas, se apoderan del consumismo berlinés para pedir donaciones. En diciembre casi cada alemán manda dinero al tercer mundo, a los niños de la calle, a los desplazados de guerra, a los damnificados por catástrofes naturales. Todos estamos en la mira, no sólo alemanes. A mí me llegó un correo para donar para los damnificados de las inundaciones de Tabasco de noviembre pasado. El dinero se transforma entonces en "dinero bueno".

Quizás es un buen balance. Así uno se compra lo que quiere que no necesita, y se calma al llegar a casa diciendo en voz alta que también Aldri José en Colombia recibirá su operación.

Así las cosas...

Y.

PS. Y algo que nunca había visto es que muchos alemanes compran libros. La gente va caminando a las cajas de pago cargando libros como si fuera pan dulce. Casi ni pueden ver el camino. Y hacen filas de hasta media hora. Al menos el consumismo va dirigido a entender el mundo (o bien habrá que ver de qué son los libros que compran).

lunes, diciembre 17, 2007

Navidad y Año Nuevo sin celular

No, no es un propósito de año nuevo, es el viacrucis que me hace pasar la compañía Simyo.

Para ahorrar, decidí cambiar de compañía. Me ofrecieron mantener el mismo número de celular y eso me convenció. Hablar por esta compañía es casi tan barato como gratis.

Pero ahora estoy pagando las consecuencias.

Llevo una semana y media con mi número de celular inactivo. Quizás estoy perdiendo llamadas de trabajo y los fines de semana me estoy quedando seguramente sin fiestas. Esto último me lo agradece la Wika, aunque en realidad yo me estoy comiendo la almohada de coraje.

Creo que ya no estamos en una época en que uno ni siquiera renuncia voluntariamente a tener un celular. Este número telefónico se ha vuelto indispensable. Sustituye incluso ya el teléfono de casa, sólo que portable.

Un amigo de México DF que siempre se negaba a tener uno se la pasaba llamando de mi "payacel", como lo llamaba, y después de años terminó comprándose uno, y creo que lo hizo a regañadientes porque su teléfono era entonces un arma mortal, tan grande como esos Walki-Talkies de los años 70, ahora estoy seguro que está a la moda porque no hay de otra, estos aparatejos tienen muchas funciones que ya se nos hacen necesarias. Otro amigo mexicano en Alemania perdió su teléfono y aprovechó para deshacerse de él, pero pasaron dos años y medio y ya tiene otro número. Un amigo alemán se negaba y negaba hasta que al final heredó un armatoste del año de la canica y ahora se la pasa mandando mensajitos. E incluso la Wika, no muy amiga del celular, comenzó con uno que le regaló su papá y ahora conforme se vuelve una señortia más ocupada anda mande y mande mensajitos para organizar su vida mientras está en la calle.

En fin, necesario para mí, por lo menos.

Y esto que me hace Simyo es una tortura, ya no sólo porque me hace reflexionar sobre la utilidad de un celular, sino porque he descubierto cuán alemán me he vuelto. Ando quejándome todo el tiempo, mandando correos de protesta a la compañía y haciendo llamadas cada día. Ya recibí dos veces 5 euros por estarme quejando, lo que en parámetros alemanes debe ser una especie de victoria.

Espero que con esto logre reestablecer a la perfección el servicio de mi celular, aunque quizás el día que ya lo tenga prendido en mis manes me preguntaré ¿para qué chingaos lo quería?

Y.

miércoles, diciembre 12, 2007

Temporada de suicidios

Hoy un diario alemán publica una nota sobre suicidio y la subtitula así: "Primer suicidio en la Estación Central, a pesar de la seguridad".

Esto quiere decir que, o es una forma inocente de dar la información, o de verdad ya se esperaba con ansia que alguien se tirara en la Estación Central, la Hauptbahnhof, esta que fue inaugurada en mayo del 2006 justo unos días antes del Mundial de Futbol.

En el texto se destaca que a cada rato caminan policías y que hay muchas cámaras de seguridad, pero ahora me queda claro que no sólo tienen el fin de prevenir delitos, sino de prevenir suicidios.

Después de todo, en la nueva Estación Central es relativamente fácil matarse porque las barreras de cristal tienen apenas poco más de un metro de altas, con lo que uno las puede brincar fácilmente y tirarse tres o cuatro pisos hasta las vías de tren del subterráneo.

La gente recibe dinero del Estado, rentas, subvenciones a más no poder y a pesar de todo sigue pensando en matarse.

En fin, uno y contando, pero más si contamos los asesinatos de los ocho niños de los días pasados.

Y.

martes, diciembre 11, 2007

Cambio invernal

Para este invierno he preparado un pequeño cambio que se ve inmediatamente por el color negro. ¿Por qué el color negro? con los fondos negros se puede ahorrar un poquitito de energía. Espero que mi pequeña contribución sirva.

Lo mismo hace una empresa australiana con Blackle, un sistema de búsqueda basado en el motor de Google pero con pantallas oscuras.

Bueno, además el negro es mi color y para acabarla de amolar, en Berlín estamos en uno de esos meses donde todo se ve de negro. Una pequeña sincronización con mi computadora no va nada mal.



A ver qué tal nos va con el cambio.

Y.

En busca de la ‘mordida’ en los países ricos

En Alemania los alemanes que quieren hablar de corrupción conmigo me preguntan si dejarle un chocolate al repartidor de periódicos es corromperlo: quieren que éste suba hasta el quinto piso del edificio a dejarles su periódico.

Están en pañales.

La corrupción implica una serie de artilugios que podrían ser calificadas de arte. Por ejemplo, México tiene a sus mejores prestidigitadores en los oficiales de tránsito. Pero eso para nosotros mexicanos es cosa diaria y cuando uno describe estas maniobras a los güeros del cono norte no hay uno que no se quede boquiabierto.

Y yo pensé que sabían más del tema, porque la semana pasada que la reconocida ONG Transparencia Internacional publicó su Barómetro Global de la Corrupción 2007, me sorprendió que decía que una de cada 10 personas en el mundo ha tenido que pagar alguna vez un soborno para acceder a servicios básicos, “tanto de países en desarrollo como de los desarrollados”.

En tres años y medio que llevo viviendo en Berlín yo no me he enfrentado a un caso de pequeña corrupción, ni he oído de ninguno. Hay grandes casos dentro y entre grandes empresas, y de ellas está el ejemplo reciente de Volkswagen donde los líderes de la empresa autorizaron sobornos y pagos a prostitutas. Pero la pequeña corrupción, la del día a día, la de la 'mordida', como decimos en México, es la que no se conoce.

Cuando Transparencia Internacional sacó su reporte la semana pasada, en Austria renació un debate por corrupción en hospitales. Los casos que se recordaban era de dar sobornos a jefes de hospitales para que en las listas de espera para operaciones, que tardan meses o años, uno pueda ser atendido más rápidamente. Ajá. Fuerte. Corrupción en el sector salud y en el de la educación es lo peor que le puede pasar a un país, son las áreas clave del desarrollo humano, pero ¿saben cuánto es el porcentaje en Austria de esta pequeña corrupción? à 1%. El resto de los países de la Unión Europea, excluyendo los recién integrados, no pasa del 6%, mientras que en América Latina hay un promedio del 13 por ciento en los países encuestados, Bolivia y República Dominicana siendo los más altos, con 27% y 28%.

Ahora, según el reporte la gente cree que la corrupción aumentará en los siguientes años. Esto lo vería como una actitud “normal” en un país latinoamericano, pero ¿en uno europeo? He aquí algunas cifras: 69% de alemanes, 73% de holandeses y 72% de ingleses, por poner unos ejemplos. Pero este es el índice de corrupción en esos países: Holanda 2% y Reino Unido 2%. El dato de Alemania no viene.

¿Alguien ha visto la la corrupción en los países ricos? Yo no la encuentro.

Yaotzin.

martes, diciembre 04, 2007

Chávez y la UE

Ayer que tuvimos una conferencia de prensa con el canciller alemán Frank-Walter Steinmeier me sorprendió el espaldarazo al gobierno de Hugo Chávez. En nombre de la Unión Europea, Steinmeier dijo que no se le quitaría el apoyo.

Va la cita: “Voy a aconsejar que hagamos una mirada inteligente y atenta a Venezuela para ver que viene después, si de verdad los resultados de este referendo guían hacia una sociedad más abierta o si quizás la derrota fomenta el fortalecimiento de la política llevada hasta ahora. Si esto último resulta, eso no sería ninguna razón para que la UE cambie su posición”.

Lo que llama la atención ya no es tanto la posición que con ello toma Alemania o la Unión Europea, sino la referencia a un fortalecimiento de la política llevada hasta ahora. ¿Qué tipo de fortalecimiento? ¿a cuál política en específico?

El canciller Steinmeier es del partido Sociodemócrata alemán (SPD), no hay que olvidarlo, por lo cual habría podido estar hablando de un apoyo de gobiernos o bloques socialistas a Chávez. Lamentablemente los periodistas que estábamos en la conferencia de prensa no pudimos cuestionarlo más porque el tiempo de preguntas se acabó y porque, además, en las otras preguntas tuvo que responder a otros temas ardientes de esta semana, Rusia y cambio climático.

Y.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...