sábado, octubre 23, 2010

Judío mata musulmán

Fiesta del día de muertos mexicano
en Berlín, algunos años atrás
Hoy por la mañana fui a desayunar en uno de esos lugares nuevos de mi barrio. Plato de quesos con nombres franceses, unos jamones nada diferentes de los españoles y unos panes tipo italiano calientitos. Ricos para esta mañana soleada de otoño.

A mi lado hay una pareja que habla en otro idioma. Me cuesta trabajo que son saber alemanes hasta que, después de más de una hora, cierran sus libros de texto que dicen “aprenda checo paso a paso”. Fuck, se masticaron todo el desayuno así. ¡En checo! Entre más se va al este de Europa, más difícil es un idioma. Bello pero difícil.

La plática con la Wika es acerca de la integración. ¿Qué demonios habrá querido Angela Merkel, nuestra canciller, cuando una semana atrás dijo que “lo multicultural había fracasado”? Se habrá referido a la otrora estación multicultural, Radio Multikulti, que dejó de existir a finales del 2008, porque en realidad no me quedaba claro.

Con su razonamiento sagaz, la Wika me dijo que se trata del nuevo discurso conservador que tiene que adoptar su partido, el CDU. Su partido, aunque un partido del pueblo, ha sido tradicionalmente conservador y en vista de que ha estado perdiendo a sus bases debe de retomar un rumbo, recuperar su imagen. O sea, Merkel y co. andan haciendo travesuras populistas. La Wika habló. Retomó su periódico y siguió leyendo.

El problema es que esos discursos, como el de Merkel; el ex banquero Sarrazin con su más reciente libro (“los judíos comparten un gen”, “la sociedad alemana se acaba por el Islam”); o Seehofer, el líder de Baviera (“no se necesita más migración de Turquía o países árabes”).

¿Qué quiere decir en realidad un político cuando hablan de integración o de sociedad multicultural fallidas? ¿cuando sus desayunos son multiculturales? ¿cuando en realidad, y según las estadísticas, Alemania es un país donde las minorías emigran antes que inmigrar?

Si los extranjeros salen mal en las escuelas, error en la política de integración. Si el musulmán hace guetos en Berlín, error en la integración. Si los musulmanes o no musulmanes pero siempre árabes y turcos, hablan mal el alemán, error.

Mezut Özil, la figura del futbol alemán, es un turco que decidió jugar por el país que lo vio crecer y no por el de sus antecesores. Eso le valió abucheos turcos cuando juega en Alemania. Özil es el ejemplo de integración… hasta que sale en las cámaras sin jugar futbol. Entonces los alemanes dicen “ay, pero no canta el himno”. Da una conferencia de prensa, “ay pero habla con ese acento naco, guarro, de los turcos o de los de clase baja”.

Ah qué la canción.

¿Qué es integración? Y de aquí se desprenden conceptos como multicultural, asimilación, tolerancia, aceptación.

¿Qué ganamos con hablar de integración cuando ya todos estamos aquí?

Termino mi desayuno multicultural y al pagar la chica que está detrás de la barra de este café rimbombante me dice ”what?” y entonces llama al dueño para que me entienda y me pueda cobrar. Con perdón de mis amigos estadounidenses los turcos y árabes que están en Berlín por lo menos hablan mucho mejor… no, corrijo, hablan el alemán.

¿Occidental mata tercer mundo? ¿judío estadounidense o católico en general mata musulmán? ¿de qué se trata?

1 comentario:

Eileen Truax dijo...

Y norte mata sur. Y blanco mata "colored". Y Europa (la región que sea) mata gringolandia. Y, y, y...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...