¿Se puede reír de Hitler? **

No es fácil presentar a Hitler dentro de una tina jugando con su barquito de guerra. De hecho, en general no es fácil hacer una comedia sobre Hitler.

Después de más de 60 años de que la Segunda Guerra Mundial llegó a su fin, se podría pensar que es fácil reírse de Adolf Hitler. Ya hace 10 años uno se rió y se conmovió con La Vida es Bella de Roberto Benigni o incluso durante la guerra, en los años 40, con El Gran Dictador de Charlie Chaplin y Ser o No Ser de Ernst Lubitsch. ¿Por qué no retomar a Hitler y su perrita Blondie en este Siglo 21?

Eso intentó hacer el cineasta suizo Dani Levy, con su película Mi Führer, La Verdad Más Verdadera Sobre Hitler, quien ya antes había tenido éxito burlándose de la condición de los judíos en Alemania con su película El Juego De Zucker. Ahora quiso hacer una película chistosa sobre el dictador. Pero todavía no se había estrenado cuando la sociedad alemana tomó la tribuna para cuestionar el hecho: ¿puede uno de verdad reírse de Hitler? ¿se puede caricaturizar al dictador austriaco aunque es un símbolo de terror?


Para los alemanes no es nada chistoso. Levantaron un debate en dos niveles, protegiendo a la figura del Führer de ser banalizada en bromas y criticando la baja calidad humorística del filme.

“La Caída del Gag”, tituló el periódico Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung, haciendo una parodia del título en alemán de la película de Hirschbiegel, Der Untergang. En el semanario Der Spiegel se escribió: "El humor con el que Levy ridiculiza a Hitler rechina con una biografía seria del pobre judío Grünbaum y su acabada familia. Muchos de los gags no funcionan (…) Otra crítica es que Hitler es mostrado de una forma tan patética que el espectador podría sentir lástima por él”. El diario Tagesspiegel secunda: “¿Debería uno de reírse de Hitler? ¿de llorar por él? ¿de buscar apapacharlo por haber tenido una niñez terrible? No hay nada más vulgar que ello, y es lo que impulsa esta película”. El izquierdista Die Tageszeitung: “Hace 65 años uno era echado a un campo de concentración si hacía bromas sobre Hitler. Y ahora parece como si uno necesitara licencia para reír, como si hubiera una autoridad más arriba que decide si está permitido reír o no. Con Levy uno prefiere que prevalezca la precaución. Es una idea tan fija en la autoridad como el mismo Nacional Socialismo”.

En Alemania no hay lugar para el valor humano en Hitler. Es considerado un monstruo y todos los símbolos nazistas que salieron de esa época están prohibidos por la Constitución, llevando al arresto y pagos de multas por representarlos en público. Y precisamente por tratar de presentar un lado “humanizado” de Hitler, compasivo, enfermo y desvalido, la película La Caída fue duramente criticada en su país de origen.

Al parecer, los alemanes estaban esperando con ansiedad la comedia. Sí querían reír del dictador de antaño, pero como la obra resultó mal lograda cayó en el purgatorio de la ira. Por ahí se dijo que el director judío no se atrevió a hacer algo verdaderamente chistoso.

Incluso el debate se puso colorado cuando el actor que interpreta a Hitler, el cómico alemán Helge Schneider, se distanció del proyecto porque dijo que con la edición de postproducción se hizo que toda la historia se enfocara en el judío Grünbaum y no en Hitler mismo, como originalmente estaba planeado.

Uno entra al cine a ver Mi Führer… para reírse pero sale más bien pensativo.

Mejor ríamos de nuevo con El Bónker de Adolf.

Yaotzin.

** Extracto de una de mis publicaciones.
¿Se puede reír de Hitler? ** ¿Se puede reír de Hitler? ** Reviewed by Yaotzin Botello on 1/17/2007 11:03:00 AM Rating: 5

7 comments

Marta Salazar said...

Hola Hola! Yo no voy a ver la película, porque no creo que Dani -después de haber hecho todas las películas malas que ha hecho- sea capaz de hacernos reir.

Es cierto que es suizo de nacimiento, pero ha hecho toda su carrera cinematográfica en Alemania (habla con acento alemán y no suizo).

La Vida es bella es algo muy, pero muy distinto y la calidad de los directores -y del humor- es tan diferente como un viaje a la fosa de las Marianas, partiendo del Monte Everest.

Mejor dicho, Roberto tiene humor...

Saludos estimadísimo!

Emigrantes.tk said...

Hola, te enlazamos hace un tiempo, ¿nos enlazas? :)

carlos g. said...

No se si es la manera, pero creo que ya va siendo hora de que los alemanes se quiten de encima el fantasma de Hitler. Desde luego, una comedia puede ayudar, pero sin perder el respeto a algo tan triste como lo que sucedió.

ABovino said...

Creo que, como en toda expresión humana, el tema "reirse de Hitler" puede abarcar infinitos enfoques.

Solo tratare de dar mi opinión con algunos ejemplos. En la película Cabaret, al mismo tiempo que se muestra el humor dentro de un cabaret, en ningún momento se deja de lado el horror del nazismo.

No se trata de dibujar a Hitler como un no-ser humano; para aprender del pasado debemos comprender que todos los horrores del holocausto fueron acciones de seres humanos.

Por otro lado, en la versión teatral de "Los productores" se intenta hacer reir con Hitler y el nazismo. Además de no lograrlo, me pareció mal hacer eso. Jamás me había sucedido algo como ver actuar a Pinti y no reirme.

Pero no es ése el problema, creo que en esa obra se banaliza la historia, creo que algo similar a ese intento de hacer humor con un enfoque semejante puede resultar realmente ofensivo y cruel para muchas personas.

Hay muchas películas que ahora no recuerdo en las cuales se definen varios personajes nazis y crueles como simples seres humanos que, en algún momento, toman conciencia y se enfrentan a un dilema. Eso, creo, es humanizar a esas personas y, al mismo tiempo, llamar la atención de los horrores que cometieron. Pienso ahora en el comisario que investiga el "delito" de María Scholl.

Bueno, en realidad, no sé si tengo algo en claro, pero de todas maneras creo que cuando se trabaja con esos temas, se debe ser sumamente cuidadoso, pues la distancia que existe entr el emisor y el receptor del mensaje puede evocar demasiado dolor y sufrimiento.

Saludos,

ABovino

Yaotzin said...

Desafortunadamente no conozco la versión teatral de Los Productores, pero en general tiene usted razón: hay que ser cuidadoso.

Entre los receptores del mensaje hay mucha gente que se puede sentir lastimada, y por varias razones. ¿Cuál es el momento y la forma en que uno se puede reír de un personaje nazista? No lo sé y me encantaría seguir investigando las respuestas.

Incluso ahora que Tom Cruise interpretó recientemente el personaje de Von Stauffenberg, el que hizo el atentado contra Hitler, también hubo un debate terrible sobre si se debía hacer más héroe a uno que ya tenía honores por haber intentado matar a Hitler.

Diferentes puntos de vista.

Así las cosas...

Y.

Anonymous said...

q asco de genteeeeee
si se quieren reir d algien q se rian de ellos mismos porke creo q hitler a sido una persona importnte para la historiaaa i por muxo que ablen mal de el..hitler es el mejor y un monstruo para nada..porq el izo lo q deberian acer aoraaaa...extrminar a los k no deberian estar en el pais .por eso lo admiro tanto por suu valor de acer lo q nadie a exoo...

heil hitlerrrrrrrrrrr



Una segidora dl fuhrer asta la muerteeeeeeeeee

Anonymous said...

como se puede reir de una persona tan importante como adolf hitler...yo no digo q alla sido el mas santo del mundo,pero lo q izo estubo bien ...eso es lo q pienso i me da rabia que la gente able mal de el cuando el tenia toda la razon i segire diiciiendolo siempre...

ojalaa viviera aun i llebara este pais tan..malrepartido y tan mal como esta aoraaaaaaaaa..


yo defiendo sus ideales i pienso q por muxo q digan siempre sera qien fue y siempre se ablara de el ,xq aunq no este siempre lo estara !!


Una segidoraa asta la muertee!!

Medidor